20 ago. 2017

This is The End

Gracias a tod@s

Pues sí, querid@s amig@s. Ha llegado el momento: un momento triste y no deseado pero necesario. Queda ya lejos la primera entrada del blog (en Enero de 2012), un proyecto que comenzó algo disperso de ideas pero que con mucha ilusión ha logrado llegar a las 184 entradas. En un primer momento Otranto fue un lugar de encuentro entre el cine y la literatura, una fusión de las dos pasiones del friki que os habla. El cine poco a poco fue quedando acorralado en favor de los libros (la imagen del post es mi humilde homenaje a las reseñas que fueron defenestradas al estado de borrador), aunque las referencias cinéfilas siempre estuvieron ahí, encubiertas o directamente plasmadas en las reseñas. Casualidades de la vida fue cuando el cine desapareció de Otranto que un servidor se volvió asiduo adicto a Sitges, el festival en mayúsculas, mi paraíso vacacional, mi segunda casa.

Desterradas las películas quedaron solo los libros. A ellos me he dedicado durante los últimos dos años con verdadera pasión. Una reseña por semana (creo recordar que no he fallado ninguna) han supuesto mucho trabajo y también un enorme sacrificio. El tiempo que le he dedicado a esta criatura que es Otranto por fuerza se lo he robado a otras personas y a otras aficiones. Pero lo he hecho con ganas y con muchísima ilusión. No me arrepiento de nada, excepto de haber leído algún libro. Y es que nuestro tiempo en este mundo es finito y los libros por leer infinitos. Hacedme caso pues, no perdáis el tiempo con lo que no os interesa. No tenéis porqué hacer caso a mis reseñas (en el fondo son opiniones tan válidas como las vuestras y las de cualquier otro lector), pero en esto os aseguro que llevo la razón. Si con mis opiniones he logrado que dedicaseis tiempo a leer un libro que en verdad os ha marcado me consideraré satisfecho y afortunado; esa era la función de Otranto.

Pero bueno, me estoy poniendo sentimental y os estoy dando la vara, y no es esa la idea. Resumiendo: una nueva personita llega a mi vida y requerirá del 200% de mi atención. No tendré tiempo para seguir el ritmo de una reseña semanal (o por lo menos no lo haría con la calidad necesaria) y a no ser que os interesen los libros de Dora la exploradora y Winnie the Pooh ya os avanzo que poco más voy a poder leer. Desaparecer del universo literario no desapareceré, por supuesto. Seguiré leyendo y escribiendo (en la medida de lo posible), yendo a tertulias, presentaciones y al festival de Sitges, pero desde un riguroso segundo plano. Tampoco me evaporaré de las redes; pronto tendréis noticias mías en otro lugar (ya os avanzo que cambio mi lúgubre castillo por un lugar desde el que poder surcar las estrellas). Pero todo a su momento.

Y nada, solo queda despedirme. Mil millones de gracias a los que me habéis leído durante este tiempo. Es gracias a vosotros que Otranto existía más allá de los límites de la ensoñación. Lo mejor de este viaje, sin duda alguna, ha sido conocer a tanta y tanta gente interesante: lectores, cinéfilos, escritores, libreros, editores,... Individuos geniales en definitiva. A muchos de vosotros os he podido desvirtualizar y conocer en persona; al resto os aseguro que el reto queda pendiente y que por mi parte siempre estaré dispuesto. Sin más preámbulos os digo ¡un fuerte abrazo y hasta luego!

@pancromatic

Ha llegado el final de Otranto. Muchas gracias a todos vosotros, lectores

2 comentarios:

  1. Me cuesta creer que dejes Otranto. Sé que requiere un tiempo y una dedicación que no tenemos pero... ¡nuestros blogs son nuestros hogares literarios! He pensado muchas veces en cerrar el mío, por falta de tiempo, porque me come un montón de horas, pero sé que lo echaría de menos, que echaría de menos a todos los lectores que tan amablemente se pasan a charlar un ratito de literatura. Te va a pasar lo mismo ¡nos vas a echar de menos!
    ¿Lo dejas en un "hasta pronto"? Mira que nunca se sabe...
    De todas formas, nos seguimos leyendo en Twitter, ¿no? Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Mónica,

      Pues sí, es una decisión en firme, triste y muy meditada; lamentablemente no hay tiempo para todo.

      Desde luego mi universo literario seguirá muy activo: en twitter seguiré dando la lata y mis proyectos de escritura no se quedan en puerto muero. Por descontado seguiré rondando las librerías, presentaciones y demás actos literarios, pero a otro ritmo.

      Además tengo entre manos otro proyecto muy ilusionante, pero del que no me dejan desvelar mucho más; solo que seré un simple colaborador, algo que me permitirá asumir un ritmo de publicaciones mucho más acorde con mi nueva paternidad.

      Como ves mi corazón literario seguirá palpitando. Y como tú bien dices, quién sabe, quizás en unos años retome mi pasión con otro blog.

      PD: espero ansioso tu próximo libro para ir a la presentación y poder desvirtualizarte por fin ;)

      Muchas gracias por tus palabras. Un fuerte abrazo.

      @pancromatic

      Eliminar