20 mar. 2017

Dare de Philip José Farmer

Portada de Dare de Philip José Farmer

Descubrí a Philip José Farmer en la antología "The Ultimate Frankenstein". Su relato "Evil, be my good", si bien de factura clásica, fue de los que más me gustó, y a partir de ese hallazgo quise profundizar más en su obra. Fue en una de mis visitas a las librerías Re-Read cuando la suerte me sonrió y di con este ejemplar de "Dare". La decisión de rescatarlo de los anaqueles de Otranto y traerlo al blog tiene mucho que ver con que los amigos de Gigamesh hayan reeditado hace unos días otra de sus novelas. Es una agradable coincidencia que el autor, fallecido hace poco más de ocho años, vuelva a estar en boga y reclame una nueva oportunidad entre los lectores del género.

Sinopsis:

Dare es un planeta en órbita alrededor de la estrella Tau Ceti. Tiempo atrás los hombres establecieron allí una colonia, pero esta se encuentra en un estado de desarrollo algo inferior al nuestro: sin acceso a metales como el hierro su nivel evolutivo ha retrocedido hasta la Edad Media. Nos trasladamos pues a los bosques y campiñas de Dyonisa, uno de los territorios que conforman el continente de Avalon. Junto con Socinia, Croatania y Farfrom forman una amalgama de estados medievales que fomentan un clima pre-bélico en un planeta convulso.

Buena parte de las hostilidades tienen que ver con la presencia de nativos en el planeta: los Wiyr (también llamados horstels) llevan viviendo en los bosques, colinas y montañas de Dare desde mucho antes que los hombres llegasen. Similares a los sátiros (son medio hombres y medio bestias) estos seres se ocultan bajo tierra en cadmos, unas extrañas viviendas de las que los humanos apenas saben nada. Pero pese a los rifirrafes algunos hombres cohabitan en paz con los aborígenes y prefieren aprovechar sus conocimientos para aumentar la producción de granjas y cultivos.

Jack Cage es uno de estos hombres tolerantes con los Wiyr. Su padre Walt no es de la misma opinión: es un granjero rudo, un cabeza de familia irascible y autoritario que detesta a los horstel y todo lo que suponen. Cuando un dragón esquilma el rebaño de unicornios de Walt su primogénito halla la excusa perfecta para fugarse desatiendiendo sus labores en la granja. Conocemos entonces de cerca a Jack: entre sus aficiones está relacionarse con horstels y sirenas y anhela sobre todas las cosas poder ir a Farfrom. Su deseo es estudiar con Roodman, una suerte de mago negro, un auténtico hereje según palabras de su padre.


De 1592 a 2092 van quinientos años,
no demasiado tiempo en la vida de la Tierra.
Pero de la Tierra a Dare hay un largo camino,
incluso volando con mucha rapidez. Dare es
el segundo planeta de una estrella clasificada
como Tau Ceti por los modernos.

Opinión:

Bajo la apariencia de un libro de fantasia y/o aventuras "Dare" es en realidad pura ciencia-ficción. Farmer enaltece la literatura de género abordando una de sus vertientes más interesantes, planteando nuevos retos y dando una segunda oportunidad a la humanidad. Se trata de una ciencia-ficción que invita a reflexionar. Los horstels adquieren aquí el rol de la voz de la conciencia: han renunciado voluntariamente a una sociedad tecnológica pues han aprendido de los errores del pasado. ¿Serán los humanos capaces de hacer lo mismo?

Farmer aborda aquí un tema recurrente en el género sci-fi (ya lo hemos visto en obras como "Qué difícil es ser dios" o "Rito de paso") y lo impregna de un imaginativo y hermoso mundo de fantasía. Estamos rodeados de mandrágoras, de hombres lobo y de colas de oso. Oímos hablar de las misteriosas montañas Thurruk, donde habitan los seres del mismo nombre, y de una sociedad secreta llamada HK. Todos estos secretos son lo más atractivo del libro.

Vale mucho la pena adentrarse en esta historia. El guión es algo previsible y aporta poco al género, pero el envoltorio que nos presenta el autor, el planeta en el que tienen lugar los acontecimientos, es razón más que suficiente para apostar por ella. Además Farmer se guarda un par de ases en la manga que sin duda sorprenderán a los amantes del género, llevando a la historia un paso más allá y dotándola de mayor entidad. Estaremos atentos a si la reciente publicación de "Mundo Inferno" sirve para rescatar del olvido la bibliografía de un autor que para muchos sigue siendo un gran desconocido.

- fantasía con giro de ciencia-ficción -
★ ★ ★ ★ ★
Ficha:

"Dare" - Philip José Farmer
Traducción de Jose Mª Aroca
Ediciones Acervo - Acervo Ciencia/Ficción, 32 (84-7002-259-8) - 1978
223 páginas

13 mar. 2017

El infierno de las chicas de Kyusaku Yumeno

Portada de El infierno de las chicas de Kyusaku Yumeno

Desde Gijón llega a Otranto "El infierno de las chicas" de Kyusaku Yumeno (precioso pseudónimo y alter ego de Yasumichi Sugiyama), un conjunto de relatos con una carga emocional terrible. No es una lectura fácil, ni agradable, pero sí muy necesaria. La sutileza que caracteriza a las obras de los escritores nipones va en este caso un paso más allá: el autor se sirve de ella para criticar la débil situación que en aquel entonces (hablamos de inicios y mediados del s. XX) padecían las mujeres. No es este un libro feminista, pero sí reclama la feminidad de las mujeres más allá del papel que la sociedad estipulaba para ellas en ese momento.

Sinopsis:

En el relato "No tiene importancia" Toshihira Usuketa, médico otorrino, escribe una misiva a su colega y maestro, Hidemaro Shirataka, a raíz del suicidio de una joven, Yuriko Himegusa, quien tras una aparente inocencia escondía inextricables vericuetos emocionales. Los hechos narrados en la carta acabarán por implicar a los dos hombres en el terrible desenlace y llegaremos así a conocer un poco más a la desdichada Yuriko.

"Asesinatos por relevos" se compone de cartas entrelazadas entre jovencitas. A través de ellas conocemos a un conductor de autobuses que se dedica a asesinar a sus compañeras de trabajo: tras agasajarlas les pide compromiso y, una vez se cansa de ellas, las chicas desaparecen sin que la sociedad se preocupe por ello ('...tenía menos importancia que una carcasa de insecto' sentencia el crudo texto). Pero la muerte de Tsuyako, la última de sus víctimas, está a punto de ser vengada.

"La mujer de Marte" es quizá el relato más contundente de todos. A través de recortes de periódico descubrimos el incidente acontecido en un colegio de provincias. Tras lo que parece un incendio fortuito en un almacén en desuso se esconde algo más siniestro: el cuerpo carbonizado de una chica y los secretos que su pasado esconde. Carta tras carta y pista tras pista logramos arrojar algo de luz sobre el caso de la Miss Carbonizada, como les gusta llamarlo en los tabloides, cuya verdad servirá para arrancar de cuajo la máscara a algunos de los individuos más respetables de la comunidad.


Poco a poco comencé a sentir cada vez
con mayor intensidad que el vacío
que yacía en lo más hondo de mi corazón
y el vacío que se hallaba más allá
del azul del cielo eran exactamente
la misma cosa. Y además, comencé
a pensar que el hecho de morir era
algo sencillo y sin importancia.

Opinión:

El título del libro no es alegórico: los tres relatos suponen un infierno particular para cada una de las chicas que los protagonizan. Más allá del dolor físico existen los corazones vacíos y las vidas sin esperanza; sin duda no hay nada más trágico. La venganza, cómo no, será la salida para muchas de esas situaciones límite, pero resulta desalentador avanzar a través de sus páginas sabiendo cuál es el destino de muchas de esas jóvenes sin futuro.

Más allá de una clase magistral sobre historia y sociología del Japón de principios del siglo pasado "El infierno de las chicas" es una clara denuncia de que la historia de la humanidad está impregnada de injusticias y de normas escritas a conveniencia del sexo masculino. La caracterización de algunos de los hombres de estas historias como grotescos yokai (el equivalente en la tradición japonesa de los trasgos) es uno de los recursos que usa el autor para criticar dicha situación.

No he congeniado en exceso con el libro. Creo que el estilo epistolar, su tendencia al género detectivesco y la extrema dureza de los sentimientos que se relatan hacen de esta una lectura no apta para cualquier momento; quizá en otras circunstancias lo hubiese disfrutado más. De todas formas me han entrado ganas de leer más cosas del autor y espero que la editorial Satori nos obsequie pronto con otro de sus textos. A pesar de sus muchas sombras y pocas luces me quedo con los efímeros destellos de felicidad de las chicas, y también con la belleza de una prosa que se condensa en pequeñas y hermosas dosis de tierna y dolorosa realidad.

- dramas epistolares -
★ ★ ★ ★ ★
Ficha:

"El infierno de las chicas" - Kyusaku Yumeno
Traducción de Daniel Aguilar
Satori Ediciones - Colección Satori Ficción, 6 (978-84-941920-7-4) - 2014
231 páginas

Otros links:
Koratai: ‘El infierno de las chicas’, de Kyusaku Yumeno

6 mar. 2017

Astronautas de Stanislaw Lem

Portada de Astronautas de Stanislaw Lem

Aunque se considera que la primera novela del escritor polaco Stanislaw Lem es "El hospital de la transfiguración", escrita en 1948 pero no publicada en Polonia hasta 1955 por culpa de la censura, se puede afirmar que "Astronautas" (1951) es realmente su primera obra editada. Debates a parte esta novela que nos ocupa está considerada por el propio autor como algo ingenua e inexacta en algunas de las teorías expuestas, algo inevitable con el paso del tiempo y con la evolución de la ciencia. A pesar de ello me ha resultado muy grata su lectura: Lem es un maestro de la ciencia-ficción y por mucho que él mismo menosprecie la obra por el carácter excesivamente didáctico de la misma lo cierto es que es una gozada leerla. Eso sí, hay que alejarse del punto de vista más duro del género y tomarse la historia como una aventurilla espacial, un poco como lo fue "Aelita" en su tiempo, salvando las distancias claro está.

Sinopsis:

Verano de 1908. Un meteorito cae en la zona de Tunguska, en la remota Siberia, generando un rastro de devastación a su paso: árboles caídos, vegetación calcinada y un enorme cráter. En la hondonada donde supuestamente tuvo lugar el impacto no se encuentran restos de ningún tipo, cosa que desconcierta a los investigadores pues no permite determinar el origen del fenómeno, que se convierte a partir de entonces en un oscuro misterio.

Años más tarde nuevos estudios sobre el cuerpo celeste sacan a la luz unos resultados sorprendentes. Por fin se halla el extraño objeto (de apariencia extraterrestre) que impactó en nuestro planeta y al abrirlo se descubre en su interior lo que parece ser un mensaje cifrado. Gracias al Cerebro Electrónico, la mayor computadora del mundo, y al trabajo conjunto de decenas de sabios e investigadores se logra aportar luz sobre lo que se pasará a llamar desde entonces el Informe. Fruto de una acurada observación y de un elaborado proceso de análisi se puede observar en él mucha información sobre la Tierra, pero junto con estos datos se logra descifrar una parte del mensaje que augura una oscura profecía para los habitantes de nuestro planeta.


Otra de las características de un viaje
estelar era que entre su transcurso normal y
el más peligroso de los accidentes no mediaba
ninguna transición. Un marinero o un aviador
veían los signos de una tormenta que se aproximaba
mucho antes de entrar en su campo de acción,
mientras que, en el espacio, el peligro estallaba
en medio de una tranquilidad absoluta, como un rayo,
y desaparecía también en un instante.

Opinión:

Año 2003. Lem imagina un futuro con una situación geopolítica muy diferente de la que conocemos actualmente. A partir de un hecho real (el bólido de Tunguska existió realmente) el autor hilvana con maestría su visión sobre la evolución de la ciencia, la tecnología y la propia humanidad. Uno de esos innumerables hitos es la conquista del espacio, más concretamente la del planeta Venus, de donde parece proceder el objeto que impactó en Tunguska hace ya un siglo. Las miradas se dirigen entonces hacia el lucero del alba, y hasta allí se desplaza también la acción.

La nave estelar más avanzada jamás creada por el hombre, la Cosmocrátor, dotada con la mayor inteligencia artificial hasta el momento, Márax, se dirige hacia el segundo planeta del sistema solar. Tras una primera parte eminentemente didáctica en la que se nos detallan los avances tecnológicos y en la que se describen al dedillo los pormenores de la misión entramos en vereda a bordo de la Cosmocrátor. La novela toma entonces tintes de aventurilla espacial, algo que se agradece, sin olvidar que se trata de Lem: a pesar de ser un texto prematuro ahí están su clase y su genio acompañados (¡cómo no!) de su gusto por el detalle científico.

El libro es denso, no nos engañemos, pero mucho menos de lo que el autor nos tiene acostumbrados; pese a ello es una delicia de lectura. Si olvidamos su presunta ingenuidad, si obviamos la inexactitud de algunas de sus teorías y suposiciones y nos dejamos llevar por el afán de aventura lo cierto es que estamos ante un texto muy enriquecedor, no en vano estamos hablando de uno de los mejores (y más puristas) escritores que ha cultivado el género de la ciencia-ficción. Seguramente por eso el propio autor no duda en excusarse largamente en el prólogo por la falta de rigor científico de la trama, una historia que pese a estar escrita hace más de sesenta años no desmerecería como guion de cualquier superproducción del cine actual, siempre y cuando no la adaptase Michael Bay.

- aventurilla de ciencia-ficción -
★ ★ ★ ★
Ficha:

"Astronautas" - Stanislaw Lem
Traducción de Abel Murcia y Katarzyna Moloniewicz
Impedimenta (978-84-16542-35-2) - 2016
373 páginas

27 feb. 2017

Las bocas de la montaña de Isabel del Río

Portada de Las bocas de la montaña de Isabel del Río

Hace unos días hallé una librería de la que no tenía constancia bastante cerca de casa y no pude dejar pasar la oportunidad. Hice trabajo previo de investigación y me presenté en La font de Mimir con los deberes hechos. En su blog leí sobre "Las bocas de la montaña" de Isabel del Río, un libro que habían abordado en su club de lectura, y quise recabar más información sobre el mismo. Carles, el librero, me dijo con la boca pequeña que era una novela de fantasía sencilla pero bien escrita, evitando calificarla de novela juvenil (género, por cierto, injustamente estigmatizado). Me convenció y me la llevé a casa, y ahora la traigo a Otranto para todos vosotros.

Sinopsis:

Nico es una adolescente que se marcha con su padre, un pintor algo retraído, a un recóndito lugar de las montañas. Allí, junto al santuario, se disponen a pasar juntos unos días con el fin de mejorar una relación que no es del todo fluida. Para llegar a su destino conducen a través de una carretera local llena de curvas y de hermosos parajes. En el último pueblo, justo antes de llegar a su destino, un par de visiones alteran a padre e hija. Sin que ellos sean conscientes estos hechos cambiarán sus planes de futuro, pero la visión del hostal les devuelve a una realidad inmediata de la que pronto se verán forzados a huir.

Tras pasar una mala noche Nico se levanta por la mañana dispuesta a afrontar el nuevo día con ilusión, pero la desaparición de su padre trastoca sus planes y la altera sobremanera. Su habitación está vacía a excepción de unos extraños bocetos de los que parece faltar uno, aquel que contiene la clave de su desaparición. Nico emprende entonces su búsqueda. Con la ayuda de unos extraños compañeros de viaje (Doug, Fox, Laúd, Rico, Eloise o Psilo por citar algunos) se adentra en lo más profundo e inhóspito de la montaña, allí donde habitan mitos de los que los lugareños no quieren oír ni hablar. ¿Dará con la respuesta que le permitirá recuperar a su padre?


El perro me miró como si me estuviera
pidiendo permiso, así que le hice un gesto
con la mano y el zorro empezó a comer con
las mejores maneras que jamás había visto.
Tomó el cuchillo y el tenedor y cortó el pollo
en trozos pequeños que se llevaba a la boca
y saboreaba cerrando los ojos a cada bocado,
disfrutándolo con todos sus sentidos.

Opinión:

"Las bocas de la montaña" es una suerte de viaje iniciático, un proceso de crecimiento personal que llevará a una adolescente a conocerse mejor y a enfrentarse a sus miedos. De su madre solo le queda la calidez al tacto de un pañuelo y el recuerdo de una sonrisa en un campo de amapolas, de forma que cuando su padre desaparece decide luchar con todas sus fuerzas por lo único que le queda, aunque su progenitor sea casi un desconocido para ella. Esta novela habla del sacrificio y del dolor que muchas veces conllevan los sentimientos, pero a su vez es una historia cálida y hermosa gracias a la fantasía del mundo que la rodea.

La prosa de Isabel del Río es simple, sin recovecos, algo inconexa en ocasiones pero brillante y muy imaginativa. Las bocas de la montaña permiten a la autora dar saltos narrativos sin salir mal parada, como si de portales a diferentes mundos se tratase. La sugerente portada transmite gran parte de la belleza que subyace en esta historia, y la mezcla de mitología y de tradiciones orientales sirve para tejer un mundo lleno de magia y de seres fabulosos. El bosque, con sus extrañas y estrictas reglas, es el hábitat de animales fantásticos, de guardianes y de poderosos y temibles señores, uno de los cuales posee la clave para hallar a su padre. Es esta una lectura amena y divertida (¡es como volver a ser un niño y soñar leyendo!), porque la imaginación es lo único que nos queda de nuestra infancia, algo que no se debe perder y a la que es necesario recurrir de vez en cuando.

- cuento de guardianes y hadas -
★ ★ ★ ★ ★
Ficha:

"Las bocas de la montaña (El señor del viento)" - Isabel del Río
Ediciones Atlantis (978-84-946353-8-0) - 2016
183 páginas

20 feb. 2017

Doctor Rat de William Kotzwinkle

Portada de Doctor Rat de William Kotzwinkle

William Kotzwinkle no es un auténtico desconocido para mí. Tengo en casa un ineludible suyo publicado por Navona (todavía por leer) y su nombre me resultaba vagamente familiar cuando di por casualidad con "Doctor Rat" en una de mis jornadas dominicales en Sant Antoni. La genial portada de Jon Juárez, una sinopsis algo delirante y su cuidada edición me animaron a llevármelo a casa. Una vez allí descubrí que Kotzwinkle es un autor versátil y muy prolífico, y que la obra que tenía entre manos había merecido en 1977, un año después de su publicación, el prestigioso World Fantasy Award. Guiado por la curiosidad no dudé en encajarla entre dos lecturas y la acabé devorando en apenas veinticuatro horas.

Sinopsis:

El doctor Rat es una rata de laboratorio que ha sobrevivido a innumerables experimentos de toda índole. Su bagaje en esto de la ciencia es bastante amplio y en base a ello se dedica a adoctrinar a sus congéneres de laboratorio para que se sacrifiquen en pos de la ciencia. En los momentos finales de sus vidas, cuando sus compañeros se resisten inútilmente a abandonar este mundo para ser un mero dato estadístico en contribución a la ciencia, el doctor Rat les suelta su arrogante monserga. Apreciamos entonces la especie de individuo que es: un ser megalómano y despiadado que se cree superior por el mero hecho de haber sobrevivido, una especie de científico loco peor que el de cualquier campo de concentración. Es un espécimen de la peor calaña, el más erudito y depravado de los roedores. ¡Una auténtica rata!

Fuera del laboratorio descubrimos a un grupo de perros. Son una jauría y corren libres campo a través guiados por una sensación irrefrenable. Nos introducimos en su conciencia colectiva (un auténtico clamor) y vemos que hay individuos de todo tipo: perros jóvenes y viejos, de familia bien pero también chuchos vagabundos, incluso canes salvajes surgidos del interior del bosque. Todos persiguen un olor familiar que les evoca su época de cachorros. Según parece no se trata de un hecho aislado: las televisiones de medio mundo dan cobertura a hechos similares alrededor del globo. Son muchas y muy variadas las especies animales que atienden una llamada de la selva cuyo propósito es totalmente desconocido para el hombre.


¡De qué manera nos han engañado los hombres
al hacernos creer que eran más sabios!
Astutos, sí, astutos como los coyotes,
pero la sabiduría solo está aquí,
en este estremecimiento, en esta libertad,
en esta comunión de todos nuestros corazones
en uno solo.

Opinión:

Kotzwinkle es un autor incisivo y en ocasiones lúcidamente morboso. "Doctor Rat" es un libro original y divertido, delirante por momentos (no perdáis detalle de los fragmentos que aluden a las drogas y a las armas químicas), pero cargado a su vez de una conciencia irrefutable. Dice su editor que es esta una novela sarcástica en la estela de "Rebelión en la granja" que busca denunciar la crueldad del hombre hacia el reino animal. —Los animales viven en la oscuridad, sin la chispa divina que guía al hombre, sin alma —afirma en un pasaje el cientifico loco. Ello nos da una pista de por donde van los tiros de esta historia, que si bien se parapeta tras la vertiente cómica posee mucha carga de crítica social y no menos de componente emocional.

La muerte es la libertad es la máxima del macabro roedor. El Doctor Rat está en contra de las ideas revolucionarias y entiende que los animales de laboratorio deben sucumbir a su humilde (y glorioso) destino: vivir enjaulados, padecer dolores atroces y experimentos crueles, no ver nunca la luz del sol ni respirar jamás el aire de la libertad. En este aspecto la cantinela del maléfico doctor puede llegar a resultar algo cansina. La prosa imaginativa y ácida del autor pone el contrapunto a cualquier exceso de conciencia o de moralina. El canto coral del reino animal es complejo (quizás las de tortugas y perezosos sean las reflexiones más hermosas) pero sucumbe ante las mejores páginas del texto, aquellas que lo simplifican y lo convierten en una loca novela de contraespionaje donde tienen cabida premios Nobel, exposiciones pop-art y delirios humanos de una rata bajo el efecto de las drogas. He aquí una novela bipolar, una historia demente y extraña que brilla con luz propia por momentos y que transmite una verdad inmutable y dolorosa: la voz del hombre lo acalla todo. Esperemos que no sea así para siempre.

- distopía de laboratorio -
★ ★ ★ ★
Ficha:

"Doctor Rat" - William Kotzwinkle
Traducción de Antonio García Maldonado
Navona Editorial (978-84-16259-63-2) - 2016
332 páginas

13 feb. 2017

Luna de Ian McDonald

Portada de Luna de Ian McDonald

La Luna es un entorno hostil por naturaleza y tiene múltiples formas de matarnos. Lo habíamos visto mil veces en el cine, pero nunca antes en un libro como en "Luna" de Ian McDonald. Un nuevo punto de vista, sin duda. Una megacorporación, la Lunar Development Corporation, es la propietaria de la Luna; un mero espejismo político. El poder real, el músculo y el cuchillo, recae en los Cinco Dragones, cinco clanes con tecnología punta y un férreo legado feudal. El punto de partida es de los que causa un hype brutal. Solo existe un problema: "Luna. New Moon" es la primera parte de una trilogía e inevitablemente deja con ganas de más.

Sinopsis:

Agua, carbono, datos y aire. Estos son los cuatro elementos que aparecen incrustados en el chib, un implante lenticular que llevan los habitantes de la luna, y sus niveles suponen la diferencia entre la vida y la muerte. Bien lo saben los habitantes más desfavorecidos de Meridian, aquellos que viven en la superficie, lejos de la protección que los habitáculos excavados proporcionan frente a la radiación cósmica. Marina y Blake son dos claros ejemplos: su día a día es pura supervivencia. La silicosis causada por el polvo lunar ha provocado un inicio de tuberculosis en el frágil cuerpo de Blake y Marina se desvive por ayudarlo.

Lucasinho es de familia adinerada y se juega la vida por gusto para rendir homenaje a la Dama Luna, conocedor que la última tecnología en servicios médicos está a su disposición por si algo sale mal; cualquier cosa con tal de impresionar a la bella Abena Asamoah. Ariel Corta, la reina de los tribunales y la más avispada de los herederos de Hélio Corta, tampoco se priva de lujo alguno. Son el polo opuesto a Marina y Blake. No viven hacinados en hábitats viejos y estrechos, sino en auténticos palacios. Y no les falta de nada, no en vano pertenecen a los clanes que dominan la Luna: los Cinco Dragones.

Los Mackenzie, metales; los Asamoah, servicios; los Vorontsov, con el monopolio de los viajes entre la Tierra y la Luna; los Sun, ambiciosos y siempre a la sombra; los Corta, amos y señores del helio-3 que abastece a la Tierra de energía. Ellos son los protagonistas de una lucha sin cuartel por el control de la Luna y de sus valiosos recursos.


Estoy en un equipo de inducción
de actividad de superficie. Caminamos
por la Luna. Hay mucho que aprender.
La Luna conoce mil formas de matarnos:
esa es la primera regla y prevalece
sobre cualquier otra.

Opinión:

Comparar "Luna" con "Juego de Tronos" es, si más no, pretencioso, una desesperada jugada de marketing. Ian McDonald es un autor en auge en la literatura de género y sus obras han sido nominadas y/o han ganado premios de prestigio, pero no posee la contundencia narrativa de George R.R. Martin. El sistema de familias es una herramienta eficaz para posicionar al lector: es inevitable confraternizar con alguna de ellas, con sus rasgos particulares y con sus personajes. La batalla abierta por el poder (aquí hay sangre a raudales) también es un punto a favor, así como la tecnología lunar que propone el autor: el sistema Baltran, el movimiento perpetuo del Crucible o los cicladores viajando sin descanso entre la Tierra y su satélite. Los aspectos a su favor son muchos y contundentes.

Cuesta cogerle el truco a tanto personaje, tanto más cuando se desdoblan en sus IAs holográficas, y es fácil perderse entre la miríada de nombres. Pero es un proceso normal y a la larga uno se acostumbra y se decanta por sus preferidos (no les cojáis mucho cariño, por cierto). A pesar de su breve extensión el libro explica muchas cosas (demasiadas incluso) del presente y del pasado. La vida pretérita, la que tuvo lugar en el planeta azul, es irrelevante, un mero relleno, y quedarse en la Luna supone dejar atrás cualquier otra vida. ¡Pues eso, borrón y cuenta nueva! Igual de tediosos me han resultado los modelitos de Ariel Corta y las barrocas fiestas de la jet set.

En esta novela nos quedamos a medias pero a diferencia de la reseña de hace un par de semanas podemos decir que, por lo menos, hay bastante chicha. En resumen: el autor posee un elenco fascinante de personajes pero tiende en demasía a la retrospectiva. Las posteriores entregas prometen un fulgurante y vertiginoso futuro siempre y cuando no se eche la vista atrás. Veremos qué nos depara la Luna.

- guerra de clanes en la Luna -
★ ★ ★ ★ ★
Ficha:

"Luna. Luna Nueva" - Ian McDonald
Traducción de José Heisenberg
Nova (978-84-666-5933-8) - 2016
428 páginas

6 feb. 2017

Las chicas de Emma Cline

Portada de Les noies de Emma Cline

La adolescencia es una época muy importante para el desarrollo de cualquier individuo, una etapa vital para forjar nuestro yo adulto. Con la distancia se convierte en un conjunto de anécdotas y aventuras (buenas y malas) que la bruma de la nostalgia tiende a desdibujar, pero mientras se vive es una época muy intensa: ansiamos ser libres para hacer lo que queramos, tenemos miles de sueños, nos creemos inmortales. Las sensaciones son muy vívidas, exacerbadas incluso. Tal fijación puede acabar degenerando en un recuerdo amargo de esta etapa llena de cambios, pérdidas y decepciones. Leyendo la última novela de Emma Cline abordamos de lleno este impasse trascendental que precede a la vida adulta a través de una realidad palpable y muy poética, alejada de los estereotipos de las series y películas americanas. Los pasos que guían la adolescencia se deben en gran parte a pequeños sucesos, a priori sin importancia, que hacen que nuestro subconsciente reaccione tomando una decisión. Serán estos inocentes designios los que lleven a la protagonista de la novela a internarse en el mundo de "Les noies".

Sinopsis:

Verano de 1969. Evie Boyd es una adolescente de catorce años que afronta los últimos días antes de ingresar en un internado. Su mente juvenil ansia volar con libertad y el nuevo curso no es sino un oscuro porvenir que prefiere obviar. Junto con su amiga Connie se dedica a malgastar los días intentando resaltar su belleza, buscando que alguien se fije en una chiquilla normal y bajita que tiene todo el futuro por delante. La situación en casa no mejora mucho las cosas: sus padres están recién divorciados y vive con una madre que anda algo perdida, recluida en rituales de belleza y en grupos de apoyo femeninos. El aura de su abuela materna, una actriz famosa, impregna buena parte de sus vidas.

Un día mientras está en el parque se topa con tres misteriosas chicas. Evie queda prendada de la ligereza de sus pies desnudos, de sus largas melenas, de su condición al margen de las normas establecidas. Las ve avanzar livianas sobre el césped como si fuesen ninfas y cuando una de ellas le dirige una sonrisa se establece un vínculo casi mágico, una suerte de hechizo. La protagonista decide entonces abandonar la seguridad del hogar en los cerros de Petaluma y dejar atrás los lomos dorados de sus libros de infancia para unir su destino al de Suzanne, la chica de cabellera oscura que la ha encandilado. En el rancho conocerá a Russell y al resto del grupo, y junto a ellos celebrará la fiesta del solsticio de verano. Evie cruzará entonces el umbral de un mundo que se le antoja mágico pero que no admite vuelta atrás si no es a través de unos recuerdos en ocasiones dolorosos.


Aquelles noies amb els cabells llargs
semblava com si flotessin per damunt
de tot el que passava al seu voltant,
tràgiques i aïllades.
Com reines a l'exili.

Opinión:

"Les noies" es un un maravilloso viaje iniciático, una oda a unos hermosos sentimientos que difícilmente volveremos a hallar a lo largo de nuestro deambular por la vida. Se trata de una novela de sensaciones íntimas. Toda la historia se nutre de actos minúsculos y evidencias apenas perceptibles: el recuerdo del pelo oscuro pegado al cuello sudoroso y a los hombros desnudos, la impronta de dos cuerpos mojados sobre una roca calentada por el sol, la sonrisa de una joven desconocida en un parque,... Su lenguaje sutil, sereno y poético se ve acrecentado por el excelente trabajo de traducción de Ernest Riera. Todo ello hace del proceso de lectura una experiencia agradable y muy sensorial.

El sexo, la violencia o el rollo ritual no importan aquí demasiado. La autora se aleja con buen criterio (aunque a veces deba recurrir a ellos) y se centra en la relación de Evie con Suzanne. Ella es la catalizadora de todos sus actos, la persona por la que lo dejaría todo. Estamos ante una novela de personajes: Russell, el líder del grupo, músico frustrado y gurú espiritual del rancho; las chicas, sus fieles perras del infierno, Donna, Helen, Roos y Suzanne; y Evie, la auténtica heroína de esta historia.

El libro deja un poso amargo pero hermoso. Los interludios, esos fragmentos del presente que introducen recuerdos del pasado, son quizás lo más flojo del mismo; aportan poco e interrumpen el flujo, pero esa es mi opinión. Lo mismo pasa con la masacre, un momento inevitable pero vacío, forzado, alejado del tono intimista que enaltece el resto de páginas. Lo mejor de la historia es apreciar como Evie descubre el modo de vida de las chicas, como se deja abrazar por el sentimiento de libertad y abandona sus prejuicios. Son esos momentos de intimidad casi hogareña, de liberación espontánea y natural, los que confieren a "Les noies" una pátina especial que hacen de ella una gran novela.

- viaje iniciático -
★ ★ ★ ★
Ficha:

"Les noies" - Emma Cline
Traducción de Ernest Riera
Editorial Anagrama (978-84-339-1536-8) - 2016
344 páginas