29 ago. 2016

Hijos del dios binario de David B. Gil

Portada de Hijos del dios binario de David B. Gil
autor: David B. Gil
edición: Suma de Letras (2016)
género: thriller tecnológico

cuatro estrellas

Hijos del dios binario no es el primer libro publicado por el autor gaditano David B. Gil, pero sí el primero de los que ha escrito en llegar a mis oídos. Y lo hizo, como muchas otras veces, a través de uno de los libreros de Gigamesh. Con semejante título (molón a más no poder) y con el hype por las nubes por culpa del 'librero del mal' era inevitable que acabase en mis anaqueles (digitales en este caso). Fue el propio autor quien se encargó de publicitar una oferta de lanzamiento que sí hacía apetecible comprar libros en formato digital; un gesto, por cierto, que le honra como persona. He aquí mis impresiones tras acabar mi primera novela en e-book, que ya sabéis que no soy muy fan del formato.

Sinopsis

Nos adentramos en un futuro no muy lejano pero perfectamente reconocible. Conocemos brevemente a William Ellis, periodista del London Standard, minutos antes de ser asesinado por un misterioso sicario. Si bien se intenta esconder el crimen tras el engaño de un accidente de tráfico hay un pequeño detalle que amenaza con dar al traste con la conspiración: el periodista tuvo tiempo, antes del infortunio, de enviar un e-mail en clave con datos esenciales para desvelar un enigma. Se trata de un oscuro secreto que se gestó hace tiempo, algo más de cuarenta años, y que tiene que ver con unos niños muy especiales.

Daniel Adelbert es prospector: se dedica a recuperar objetos antiguos y curiosos, certificar su autenticidad y realizar la correspondiente transacción con el comprador. El joven desea tomarse un respiro tras unos años arrastrado por la voluntad de otros, persiguiendo los sueños de los demás. Está planteándose seriamente dejar el negocio cuando recibe un último encargo: Daniel debe volar hasta Londres por deseo expreso de Ludwig Rosesthein, el magnate para el que lleva recuperando piezas del siglo XX en los últimos tiempos. Pero el destino le reserva otra sorpresa. A través de un misterioso hombre recibirá la oferta de una corporación para trabajar en exclusiva para otro coleccionista, un hombre misterioso del que apenas sabe nada.

Alicia Lagos está recién divorciada, tiene una hija de nueve años y trabaja como redactora de cultura en el periódico digital Progreso. Tras un hecho trágico y fortuito se verá inmersa en la investigación de un complot que parece extender sus tentáculos a través de todos los estratos de la sociedad moderna. Nicholas es un chico de trece años que vive en régimen internado en St. Martha, una institución poco convencional que se nutre de jugosas subvenciones privadas. Entre el resto de chavales del internado solo Eva y Eugene merecen su atención. Todos estos y muchos otros personajes son la base para orquestar este thriller de ritmo trepidante donde cada individuo desempeña un rol fundamental para dar sentido a toda la trama.

'Viéndola así, casi irreconocible por los golpes,
Nicholas percibió su belleza más claramente
que nunca: sus hermosos ojos verdes, ahora
cegados por la hinchazón; su suave piel blanca,
cubierta por hematomas que se extendían como ponzoña;
su fino cabello negro, recortado sin piedad para
coserle las heridas del cuero cabelludo... La violencia
física había arrasado su cuerpo, pero su verdadera
belleza subyacía intacta, inalcanzable para
la brutalidad de este mundo.'

Opinión

Hijos del dios binario mezcla con gran efectividad dos estilos dispares: la ciencia-ficción y el noir. Al igual que Blade Runner tiene la base de un thriller pero está aderezado con portentosos detalles de ciencia-ficción (realidades aumentadas, tecnologías futuras y demás) que hacen que destaque como novela de género. Es esta una historia muy honesta, que se construye poco a poco, añadiendo personajes y escenarios en su justa dosis hasta acabar completando una especie de puzle que engancha de principio a fin. Los libros se nos presentan en este futuro distópico como objetos de culto, aunténticas reliquias que lejos de ser destruidas son intercambiadas pues son objetos irremplazables. Igual que Daniel un servidor prefiere los libros físicos (su tacto, su olor, el mantra de pasar las páginas), pero debo reconocer que por una vez leer en formato digital ha sido un placer; la excelente prosa del autor tiene buena parte de culpa.

Madrid, Delhi, los fiordos noruegos, Tel Aviv, Irlanda del Norte, Osaka, Marsella, Singapur... De la mano del autor visitaremos lugares de todo el mundo, pero no todo será placer en nuestro viaje. El libro nos plantea interrogantes tales como ¿dónde están los límites de la ética? ¿Llegará algún oscuro sino a gobernar nuestros pasos? Estos mismos dilemas se plantean en el clásico indiscutible del cine sci-fi ya mencionado, y comparte con este el mérito de construir un futuro que nos obliga a pensar en nuestros actos y sus múltiples consecuencias. Es esta una de las muchas bazas que juegan a favor de la novela.

Como en el caso de la novela de Joan Marcé, si David B. Gil fuese anglosajón su libro sería a día de hoy un auténtico best seller. Y en apenas unas semanas, si existiera un futuro paralelo, los fans de la novela estaríamos emocionados por la adaptación al celuloide de la misma y por su inminente estreno en el festival de Sitges. Pero esto no es América y mi sueño difícilmente se cumplirá. Aún así debo reiterar que el libro es una maravilla, un pedazo de novela, y que por lo tanto se merece todo lo bueno que el futuro tenga a bien depararle. Y si algún productor o director de cine quiere atinar con un futuro bombazo ya puede ir tomando nota de mi recomendación.

Ficha

"Hijos del dios binario" - David B. Gil
Suma de Letras (978-84-8365-854-3)
573 páginas

22 ago. 2016

Librería Chronos

Logo de la librería Chronos
Hará unos días colgué un post sobre mi viaje a Madrid en busca de librerías. En el mismo destacaba Estudio en Escarlata como uno de mis lugares predilectos en la capital, uno de los que siempre visito cuando estoy de paso. Y es que las librerías de género, si bien no suelen prodigarse, tienen un encanto particular e indescriptible para todos aquellos que amamos este tipo de literatura. En el post comparaba la librería de Juan y su padre con Gigamesh, ese templo mastodóntico del vicio y la subcultura que domina el panorama en la ciudad Condal; aunque dicho sea de paso es como equiparar a David con Goliat. Pero lo cierto es que hay más librerías de este tipo en Barcelona y fue gracias a la providencia que hallé un verdadero paraíso no muy lejos del triángulo friki de la ciudad: la librería Chronos.

Hacía tiempo que quería hacer un post de librerías de Barcelona. Tenía etiquetado uno pero aquello queda ya lejos y no era cien por cien fiel al concepto que buscaba. Así que pensé: ¡viajar está muy bien (resulta exótico) pero no hay que olvidar lo que tenemos cerca! Con esa visión decidí planear una serie de posts monográficos sobre mis librerías predilectas de la ciudad Condal, proyecto que inauguro hoy con un lugar donde se rinde a la literatura de género el culto que se merece.

Interior de la librería Chronos

El proyecto

Gonzalo es el capitán que comanda la nave de Chronos. Hablando con él es fácil reconocer al librero enamorado de su trabajo, al loco (no te ofendas Gonzalo) que se lanza en pos de su sueño sin dudarlo: abrir una librería ¡de género! precisamente cuando el tema no está muy boyante. Pero la pasión por su trabajo, sus conocimientos y su ímpetu pueden superar cualquier obstáculo. Y de momento no le va mal la cosa.

Comentaba Gonzalo que cuando abrió la tienda, hará algo más de año y medio, era consciente de la existencia de una dura competencia contra la que no podía luchar, aunque tampoco era esa su intención. Él, humilde y realista, prefirió hacerse un hueco en el sector poco a poco, estableciendo un espacio pequeño y cómodo desde el que poder tirar adelante. Yo argumenté que el hecho de tener una librería de género era un punto a su favor, que los lectores de este perfil son muy fieles a sus libreros. Él coincidió con mi apreciación. La receta parece sencilla pues: trabajar para fidelizar a la clientela y esperar que las ventas fluyan por sí solas. Y doy fe que funciona. Con su simpatía y saber hacer ha captado un adepto más para su causa: un servidor. Porque desde que descubrí por primera vez la librería Chronos se ha convertido en obligado lugar de peregrinaje para mi alma y para mi visa.

La visión de negocio de Gonzalo ha conseguido que su proyecto tenga algo especial, un plus de interés que lo diferencia del resto de librerías al uso: su gran acierto ha sido apostar por la ciencia-ficción en catalán y por el cine. Al final de la librería, que tiene forma de tubo, hay un espacio multidisciplinar donde una vez por semana tiene lugar lo que el librero denomina el Cinefórum, un evento que busca congeniar dos artes que muchas veces van de la mano: el cine y la literatura. Mediante la proyección de un filme y el posterior debate sobre el mismo se pretende indagar en la relación entre libro y adaptación cinematográfica: sus nexos, sus aciertos y también sus fallos. Sin duda un buen lugar en el que descubrir que muchas de nuestras películas favoritas (de terror, ciencia-ficción y demás) están basadas en un texto y una ocasión ideal para poner en común opiniones de lo más enriquecedoras.

Detalles de la librería Chronos

La librería

La librería en sí es un local estrecho y alargado pero gracias a una excelente disposición el espacio no resulta en absoluto agobiante. Los libros están distribuidos de forma pulcra y funcional. El fondo de catálogo es más que correcto, con un poco de todo (ciencia-ficción, fantasía, noir, cómic,...), y con una remarcable sección dedicada al cine. Pero lo más destacable es la apuesta que hace Gonzalo por la literatura de género en catalán. Es esta una labor encomiable, una faceta que requiere (y en este punto las digresiones pueden ser casi infinitas) de un buen impulso por parte de las grandes editoriales. A falta de este paso al frente Chronos posee una notable representación de los pequeños sellos editoriales que sí han apostado por la literatura en catalán: se trata de libros poco habituales en otras librerías, de proyectos menos conocidos pero que apuestan fuerte por un género con un nicho de mercado que está, en gran medida, por explotar.

El espacio al fondo del local se usa, como he comentado, para proyecciones audiovisuales y para hacer presentaciones de libros. Un servidor estuvo allí cuando la Editorial Les Males Herbes dio a conocer su proyecto de relatos ecofuturistas. Muchos de los autores de los cuentos estuvieron allí para presentar sus obras, leer fragmentos de las mismas y atender a los numerosos lectores que abarrotaban la librería. Algunos eran escritores noveles, pero también había otros más que consagrados como Carme Torras o Antoni Munné-Jordà. Fue sin duda una tarde de lo más agradable y espero volver en breve para disfrutar de cualquier otro evento que Gonzalo tenga para bien organizar.

Si todo lo que os he contado os ha despertado el gusanillo y deseáis conocer a Gonzalo en persona tenéis una ocasión inmejorable a partir del 2 de Septiembre con la celebración de la Setmana del llibre en català 2016. En la caseta número 33 recibiréis el mejor trato posible y descubriréis que en la librería Chronos tienen todo aquello que podáis anhelar en cuanto a literatura de género se refiere. Para mí ya se ha convertido en un fijo en mis paseos por Barcelona. Espero que para vosotros lo sea pronto.

Maridaje literario

Si os animáis a pasar por la librería sabed que muy cerca tenéis el Tatin Bistró, un bonito local regentado por dos hermanos argentinos amantes de la literatura de género donde podréis disfrutar de unas deliciosas empanadas caseras (vegetales, de queso, de carne,...). Y de los postres mejor no os digo nada. Si asistís al Cinefórum quizá tengáis que daros prisa porque cierran pronto, pero os aseguro que vale mucho la pena.

15 ago. 2016

El espantapájaros de Nathaniel Hawthorne

Portada de El espantapájaros de Nathaniel Hawthorne
autor: Nathaniel Hawthorne
edición: Periférica (2012)
género: fábula mágica

cuatro estrellas

Tras leer La casa de los siete tejados de Nathaniel Hawthorne quedé absolutamente prendado de su prosa. El autor, responsable de otra obra maestra como La letra escarlata, posee una pluma elegante que bascula entre lo real y lo onírico. Y lo hace de una forma asombrosa. Dispuesto a indagar un poco más en su obra fui a la caza de El espantapájaros atraído por la preciosa edición de Periférica; el resultado ha sido una lectura más que notable. Más allá de la búsqueda de la propia identidad esta novela aborda temas que conciernen a toda la humanidad, y lo hace en apenas unas pocas páginas.

Sinopsis

Mamá Rigby es una de las brujas más poderosas de Nueva Inglaterra. Una mañana, hacia finales de primavera, se levanta de buen talante y con el ánimo endulzado por la pipa de fumar decide fabricar un espantapájaros para mantener a raya a las aves de su maizal. Pero en vez de un muñeco deforme y grotesco el resultado acaba siendo algo hermoso. Encantada con el producto final decide engalanar al monigote hasta hacerlo digno de sentarse en la mesa del mismísimo gobernador: una casaca descolorida, unas medias raídas y un tricornio que vivió mejores tiempos pasan a ser, con el toque mágico de la bruja, prendas lustrosas dignas de un marqués, mientras que una pluma de ganso, un bastón con empuñadura de oro y demás ornamentos (todos ellos falsos, por supuesto) ponen el broche de distinción al disfraz.

Incluso la calabaza blancuzca que es su cabeza, llena de orificios y protuberancias, se convierte mediante las artes de Mamá Rigby en un rostro humano de lo más común, un busto hermoso y con cierto aire de inteligencia. Feathertop, pues así se llama el humilde engendro, recibe el encargo por parte de la bruja de visitar a un importante ciudadano de una localidad cercana. El espantapájaros se lanza al viaje con encomiable estusiasmo y se aleja por el camino rumbo a la ciudad con paso firme, vistiendo sus mejores galas y sin dejar de dar bocanadas a su pipa.

Una vez allí Feathertop se pasea orgulloso por las calles despertando comentarios, provocando miradas de las jóvenes e incendiando los corrillos de los que lo ven pasar. Los habitantes de la ciudad elucubran sobre el origen del desconocido, discuten qué noble cargo debe ostentar allí de dónde proviene y ensalzan su porte y su figura. Solo los niños rehúyen su mirada; los perros tampoco osan cruzarse en su camino, como si temiesen algo. Pero el resto de la ciudad lo aclama en conversaciones veladas. Incluso su tierna e ingenua víctima lo adora en silencio, ajena al oscuro conjuro que acecha.

'Ese monigote —pensó Mamá Rigby todavía con la mirada
puesta en el espantapájaros—, me ha quedado tan bien
que no merece pasar el verano entero en un maizal,
espantando cuervos y urracas. Está para mejores cosas.
Sin duda he tenido peores parejas de baile, sobre todo
cuando no había mucho de dónde escoger en nuestros aquelarres
de brujas en el bosque. ¿Y si lo dejara probar suerte
entre los demás hombres de paja y tipos sin sustancia
que pululan por el mundo?'

Opinión

Feathertop, en su idioma original, fue escrita en 1852 y publicada en 1854 formando parte del conjunto de relatos Musgos de una vieja casa parroquial. A pesar del tiempo transcurrido desde su edición esta fábula sigue siendo un despiadado retrato de cualquier sociedad moderna, una crítica mordaz a la esencia más profunda del hombre. Hawthorne no se corta un pelo y tilda a los hombres de insustanciales, comparándolos con simples monigotes de paja que han sido depositados en el mundo como en un juego para deleite de quién sabe qué mente retorcida. El autor no se limita a juzgar a la sociedad por su falta de aplomo sino que hace hincapié en la bajeza moral y en la superficialidad de la misma criticando la prevalencia de las primeras impresiones, dejando que estas menoscaben los méritos o bien enmascaren los deméritos que subyacen tras la simple apariencia física.

Y si afirmo que es este un librito delicioso no lo hago dejándome llevar por las apariencias, sino que se trata de una reflexión totalmente objetiva. Si asumimos que el relato es un divertimento, una broma privada del propio autor sin más pretensiones que hacernos pasar un buen rato, veremos que vale mucho la pena leerlo. Cualquier obra de Nathaniel Hawthorne es cien por cien recomendable pero en este caso estamos ante una edición cuya traducción me ha parecido de lo más adecuada y que la hace más apetecible si cabe.

En el postfacio de Juan Sebastián Cárdenas se debate largamente sobre el abuso de la parábola, sobre el tono de moraleja de la obra y de la justificación de la alegoría en la misma. ¡Parece mentira que algo tan breve suscite tanta discusión! Sin intención de iniciar una digresión no creo que sea necesario indagar tanto en la profundidad psicológica de la fábula. Lo que a mí realmente me fascina de esta obra son sus protagonistas: Mamá Rigby y Feathertop, dos criaturas que brillan con luz propia. Desconozco si el relato se hilvanó a partir de ellos o sucedió al revés, que la trama llevó al autor a crearlos, pero lo cierto es que los retazos coloridos que componen esta historia, esos momentos y personajes que la vertebran, parecen surgidos de las volutas de humo de una pipa mágica. Encontraremos párrafos tiernos y otros cómicos, en ningún caso exentos de sentimentalismo (ojo al momento sublime del espejo), pero como en todo buen cuento lo que más brilla son los seres mágicos, esos personajes que es imposible dejar de amar porque en el fondo ansían ser tan humanos como todos nosotros.

Ficha

"El espantapájaros" - Nathaniel Hawthorne
Traducción de Juan Sebastián Cárdenas
Periférica - Biblioteca portátil, 47 (978-84-92865-64-2)
70 páginas

8 ago. 2016

La última salida de Federico Axat

Portada de La última salida de Federico Axat
autor: Federico Axat
edición: Destino (2016)
género: thriller psicológico ultrarebuscado

una estrella

Los halagos pueden ser gratuitos, sobre todo en las redes sociales. Ávida siempre de novedades, tendencias al alza e iconos nuevos y relucientes, internet y sus vías de expresión tienden a ser pródigos en palabras excelsas sobre (casi) cualquier tema. Las novelas no son una excepción. Muchas veces críticas y reseñas arden como la pólvora y acaban explotando con tal fulgor que uno es incapaz de pasar por alto la novela en cuestión. Un servidor no es inmune a esa sensación. Pero tampoco soy muy amigo de dejarme llevar por las masas de fervientes admiradores, más bien soy reacio a afrontar lecturas demasiado mediáticas. Con La última salida de Fernando Axat transigí mi norma de investigar un poco antes de conseguir el libro, embelesado en parte por uno de los inicios más impactantes que he tenido el placer de leer. Me lancé a ciegas al meollo e, ingenuo de mí, me he llevado un buen chasco.

Sinopsis

Es esta una novela muy especial. Posee una trama muy ingeniosa, llena de giros y sorpresas, y proporcionar demasiada información puede dar al traste con el disfrute de la misma, así que por el bien del lector que todavía no la conozca daré unas mínimas pinceladas. Ted McKay es un hombre rico y en apariencia con una vida modélica: un buen trabajo, una hermosa mujer, unas hijas encantadoras,... Pero hay algo que no encaja en su día a día. O por lo menos eso es lo que deducimos cuando, ya en la primera página, descubrimos que se quiere pegar un tiro con una nueve milímetros.

Su determinación es firme pero algo le acaba distrayendo de su estudiado ritual: unos golpes en la puerta y una nota en su escritorio. Todo es demasiado raro y decide posponer, que no desistir, en su empeño. Algo molesto se decide a abrir la puerta y se encuentra con un hombre misterioso que parece estar al corriente de sus intenciones. He aquí el primer hecho inquietante de una novela repleta de personajes oscuros que tienden a esconder sus motivaciones, aunque quizá no lo hagan con alevosía sino movidos por el engaño o la desidia.

A partir de este trepidante punto de partida conocemos a inividuos como Laura Hill, Mike Dawson, Wendell o Justin Lynch, personajes que tienen mucho que aportar a una trama de la que Ted es el eje conductor. El autor logra mantenernos con la intriga en lo que concierne al intento de suicidio del protagonista. ¿Tiene deudas de juego o ha realizado una inversión fallida? ¿Está gravemente enfermo? ¿Ha engañado a su esposa con otra mujer y la situación se ha vuelto insostenible? ¿O quizás haya cometido un terrible acto sangriento que no se puede reparar? El lector deberá llegar hasta la última página para averiguar lo que esconde la trama de La última salida.

'—Mira el campo de baloncesto —siguió Mike—,
hay dos lados bien diferenciados, separados por
la línea central. Lo mismo sucede con el mundo real y
el mundo de la locura, Ted. Estás cuerdo o no lo estás,
no hay término medio. Juegas para un equipo o para el otro,
y si estás encerrado en este lugar y tienes suerte,
si los medicamentos funcionan y los doctores aciertan
con tu diagnóstico y tu tratamiento, quizá tengas
la suerte de pasar de un equipo al otro, al menos
por un rato. Lo que no puedes hacer es jugar
para los dos equipos, ¿lo entiendes?'

Opinión

Estamos ante una novela muy imaginativa, pero también muy tramposa. La novela adolece de la tendencia de los últimos tiempos a fundamentar la trama en sorpresas y giros de guión. Se ha perdido el valor de los personajes en detrimento de un efecto cliffhanger que está muy sobrevalorado. Y cuando este efecto se repite una y otra vez el libro llega a resultar cansino, o por lo menos a mí me lo ha parecido. Lo padecí con La verdad sobre el caso Harry Quebert de Joël Dicker, una novela muy bien escrita y que se podía haber cerrado dignamente pero que acabó naufragando en las miasmas de la reiteración en pos del efecto sorpresa. Una pena. Fue este un primer toque de atención que me curó contra espantos y que me puso alerta ante novelas de este estilo.

Pero ¡ojo! Esto es una simple y humilde opinión, como todas las que aparecen en Otranto. No digo que sea una mala novela (si bien la de Joël Dicker me pareció mejor escrita) pero sí que está en las antípodas de lo que un servidor considera un libro interesante. Prefiero una y mil veces un buen personaje antes que una historia rocambolesca con mil líneas argumentales: la falta de lo primero me resulta inadmisible y el abuso de lo segundo tiende a exasperarme. En este caso el autor busca, capítulo tras capítulo, girar las tornas, confundir al lector con más datos y nuevos puntos de vista, algo más que obvio a partir de la segunda parte del libro. Este será sin duda el punto fuerte de la novela para los lectores avezados a este tipo de narrativa, para los amigos de rizar el rizo hasta la extenuación, pero a mí me resultó agotador. Solo quería resolver el enigma y a punto estuve de no llegar hasta el final y abandonarlo a medias, sobre todo gracias al maldito didelfimorfo (posible spoiler si lo buscáis en la wikipedia).

Fernando Axat es un ferviente admirador del maestro Stephen King. Se nota en su prosa el amor por el suspense, por el dominio de la tensión argumental, pero no creo que aporte nada nuevo al género más allá de dar a lo conocido otra vuelta de tuerca. Robert Louis Stevenson ya había tocado antes ciertos temas y con Paranoia disfruté mucho más porque partía de la premisa que se trataba de un simple juego, lo que le concede de entrada más licencias a una trama sui géneris. Y eso que me van los personajes atormentados, pero más en la línea de Pizzolatto o Pollock y no ahogados bajo tantos subterfugios. Los amantes del género tenéis en su futura adaptación cinematográfica una gran noticia, aunque mucho me temo que no dejará de ser otro thriller efímero que refulgirá lo que dure el efecto sorpresa, sin muchas opciones para perdurar más allá.

Ficha

"La última salida" - Federico Axat
Ediciones Destino - Colección Áncora y Delfín, 1362 (978-84-233-5066-7)
542 páginas

1 ago. 2016

Relojes de hueso de David Mitchell

Portada de Relojes de hueso de David Mitchell
autor: David Mitchell
edición: Random House (2016)
género: fantasía psíquica

tres estrellas

Cuando vi la película El atlas de las nubes quedé gratamente impresionado por la multitud de personajes e historias que, de forma paralela o bien convergente, acababan tejiendo la trama. Si bien la factura del filme no fue cien por cien de mi agrado quise indagar sobre el potente guion del mismo y fue entonces cuando topé con el nombre de David Mitchell. Hace unos meses su nombre saltó de nuevo a la palestra literaria a raíz de la publicación en castellano de su nueva novela, Relojes de hueso, inundando la red de comentarios positivos ante un nuevo y virtuoso despliegue de imaginación. Atraído por su su aparente talento no dudé en reservar la novela en la biblioteca. Y aquí os traigo mis opiniones sobre la misma.

Sinopsis

Holly Skyes vive en Windmill Hill, una barriada de Gravesend, junto a su familia. Sus padres regentan el pub que hay bajo la vivienda en la que vive junto con sus hermanos Sharon y Jacko; tiene además un hermano mayor, Brendan, que ya se ha independizado. Holly es una chica especial dotada de una gran sensibilidad: posee un mundo interior que va más allá de lo habitual. Ya desde pequeña su cabeza albergaba voces y por las noches solía recibir la desconcertante visita de la señorita Constantin. Lejos de ser amenazadora, esta presencia se le antojaba amigable a Holly, más aún tras proezas como acallar sus voces interiores o resolver de cuajo su problemilla con Susan Hillage.

Pero todo esto sucedió hace tiempo. Ahora Holly es una adolescente, está cerca de cumplir los dieciséis, y planea escaparse de casa. Su rebeldía, como en muchos otros casos, se debe al amor. Tras una terrible discusión con su madre por culpa de su relación con un novio veinteañero toma una decisión que no admite vuelta atrás: se dirige a casa de Vinny con intención de quedarse a vivir con él. Pero una vez allí se encuentra con una amarga sorpresa que hace añicos sus esperanzas. A partir de aquí los hechos se suceden en la vida de la protagonista como si de un sueño se tratase. En su porvenir se cruzará con una misteriosa mujer a la que concederá asilo, sin saber lo que esto significa, como contrapartida por ayudarla. Holly no es consciente de las consecuencias que este acto conllevará en el futuro.

Durante su fuga le llega la noticia de la desaparición de su hermano Jacko. Ella se considerará culpable en parte de este hecho y se desmoronará anímicamente. Su amor por Jacko es infinito; su hermanito está dotado como ella de una sensibilidad extraordinaria, pero a su vez posee una inteligencia poco habitual para su corta edad. La joven desconoce que todo el entuerto está causado por un plan que trasciende el plano terrenal. Son fuerzas cósmicas ancestrales las que rigen vidas como la suya o la de Jacko por el mero hecho de ser especiales. Se abren entonces las puertas de un mundo fascinante, una dimensión más allá de lo que nuestra mente considera plausible. A partir de aquí todo puede suceder.

'Sus ojos no tienen nada de humano. Voy perdiendo visión,
como si cayera la noche, se me inundan los pulmones,
pero no de agua, sino de nada, y me doy cuenta de que
hace siglos que no respiro, así que lo intento, pero no
lo consigo, y el redoble que oía se ha detenido porque
el corazón se me ha parado. En el hormigueante crepúsculo,
el hombre pálido extiende la mano y me roza el pecho
con el reverso de los dedos, diciéndome:
—Felices sueños, cariño.'

Opinión

Mitchell vuelve a hacer gala de una mente prodigiosa en esta nueva novela. El despliegue de personajes es continuo: Holly, Hugo Lamb, Immaculée Constantin, el señor Pfenninger, Crispin Hershey, Arkady o Xi Lo son tan solo unos pocos ejemplos. Las vidas y vicisitudes de todos ellos son emocionantes, hilarantes incluso como en el caso del pobre escritor. El autor consigue bosquejar un conjunto de personajes atípicos cuyas vidas se entrelazan en un universo real con toques de fantasía. Holly es quizás el rol más importante. A lo largo de los capítulos seremos testigos de como su figura, si bien en diferentes etapas de la vida, se inmiscuye en las narraciones de otros tantos personajes.

La magia, el esoterismo y los mitos ancestrales son la mejor baza del autor para ensombrecer la trama. Realidad y ficción se entremezclan de forma constante en las aventuras de Holly lejos de su casa pues sus vivencias están fuertemente influenciadas por la lucha entre dos facciones enfrentadas. Horologistas y anacoretas representan el bien y el mal; sus duelos están íntimamente relacionados con la pugna entre la luz y la oscuridad. Y como en toda guerra se atisba una lucha a vida o muerte en la que se decidirá todo, un punto y final a un conflicto que dura desde el albor de los tiempos.

Al principio vocablos como hiato, suasión, retornado o egresión nos sonarán a chino, pero todo cobra sentido cuando intuimos que hay un plano superior; es entonces cuando nos serán revelados sus significados. Hay que ser pacientes con máximas del estilo Usted está en el Guión y con premoniciones como la araña, la espiral y el hombre tuerto, pero vale la pena resignarse y seguir adelante. Saltos en el tiempo, vidas que se cruzan y personajes fascinantes son los ingredientes de esta novela. Mitchell los agita con maestría y nos los sirve en un tomo que rebasa las setecientas páginas pero que se devora con presteza, con gula incluso. Es un libro ideal para el verano, cuando nos podemos permitir largas jornadas de lectura sin soltar una trama que nos enganchará página tras página. Si bien la batalla final (previsible y quizá algo vacía de contenido) y el último capítulo ensombrecieron algo el conjunto global debo reconocer que la lectura ha sido más que satisfactoria, motivo por el que no descarto volver a leer a David Mitchell cualquier día de estos.

Ficha

"Relojes de hueso" - David Mitchell
Traducción de Laura Salas Rodríguez
Literatura Random House (978-84-397-3120-7)
711 páginas

25 jul. 2016

La polilla en la casa del humo de Guillem López

Portada de La polilla en la casa del humo de Guillem López
autor: Guillem López
edición: Aristas Martínez (2016)
género: distopía macabra

tres estrellas

El boca a boca es a veces un método mucho más efectivo que las agresivas y caras campañas de marketing, sobre todo en círculos reducidos como el de los adeptos de la literatura de género, que se fían más de la opinión de un librero que de las críticas y reseñas de los periódicos. Si además en el reverso del libro aparecen alabanzas de algunos de los mejores escritores patrios del género sabes del cierto que vas por el buen camino. Eso mismo me pasó con Guillem López y su novela La polilla en la casa del humo. La campaña de halagos en las redes fue tal que no tuve más remedio que ir a su caza; y aproveché el viaje a Madrid para ello. Y es que su intrigante título me atrapó enseguida, ávido por conocer el porqué del mismo. Lo que ignoraba es el poder subversivo que encontraría dentro de sus páginas. Bienvenidos al subsuelo, al submundo oscuro y cruel nacido de la macabra mente de Guillem López, un escenario lleno de horrores que quizás muchos de vosotros no estéis preparados para asimilar.

Sinopsis:

El autor nos traslada aquí a un mundo subterráneo donde los humanos malviven hacinados en cuevas y nichos, formando grupos que se asemejan a familias. De la superficie y sus condiciones de vida poco se sabe, pero aún así sigue siendo una utopía, el objetivo de muchos desafortunados. Veintiuno vive con un padre, unos hermanos y una hermana, Ancas. El joven está en una edad en la que ya no es un niño pero tampoco un adulto cien por cien productivo, razón por la que todavía no ha sido requerido para trabajar en las minas. Y es que en las entrañas de esa tierra maldita se pueden hacer pocas cosas para ganarse el pan de cada día. Y la extracción de mineral es una de ellas.

Pero existen otras opciones... En el abismo impera la ley del dios de la mecánica, la ley del prefecto y la ley del hampa. Todos ellos grupos poderosos y muy peligrosos. Más vale pasar desapercibido si quieres seguir con vida. Pero para un chaval joven con ansias de aventura es el escenario ideal. Y Veintiuno se aburre, así que decide explorar nuevas vías. Deambular con los amigos, mascar hongos, beber leche agria y colocarse en la casa del humo son algunos de sus pasatiempos, su forma de olvidar que vive en un mundo miserable.

El inframundo está poblado por seres malignos y deformes, es el hogar de los desheredados. Mientras los sacerdotes del dios mecánico no reclamen su cuerpo para llenarlo de implantes que le harán más productivo en las minas Veintiuno sigue siendo libre. Libre para vivir y para soñar. Bajo los efluvios de una pipa de bok el joven vislumbrará un mundo mejor, una tierra que viejos locos como Uñas han visto. Pero para abandonar los pozos hacen falta cristales y Veintiuno no va muy sobrado de ellos. Mientras urde su plan nuestro protagonista debe curtirse y sobrevivir, alejarse de los túneles oscuros donde habitan aquellos que abusan de los niños y les hacen cosas horrendas.

'Los aullidos llegaron a la baranda de mi galería y,
con ellos, una canción enloquecida y sin sentido,
casi un trance místico. Los cuerpos húmedos resplandecían
como escamas pálidas. Algunos follaban en los rincones,
con la misma gula y violencia con que se arañan y muerden
y lamen sus heridas. No había ningún placer en ello.
Tan solo era una celebración desesperada, mecánica como Dios,
como ellos mismos, tan parcheados y descompuestos, recosidos
y llenos de modificaciones y complementos.'

Opinión:

¡Bienvenidos al infierno en la tierra! El autor nos traslada en estas páginas a un mundo plagado de pesadillas. Su prosa, contundente y directa, no escatima en lenguaje soez, mutilaciones, descripciones de efluvios corporales y altas dosis de violencia. Es un libro no apto para lectores remilgados. No es una lectura fácil ni cómoda, pero posee una fuerza visual asombrosa. Guillem López urde con maestría su mundo alternativo: una distopía macabra, una especie de Metrópolis de Fritz Lang inhumana y brutal que provee al exterior de minerales y gemas. Pero de la pátina de belleza y humanidad que había en el clásico del expresionismo alemán aquí no queda nada.

En las profundidades de estos agujeros inmundos los individuos se desprenden de todo lo que les humaniza y acaban siendo poco más que gusanos ciegos y ávidos de poder, sanguijuelas supurando mala sangre. La pérdida de la condición humana es un tema recurrente en la literatura pero el autor lo trata aquí con una viveza y una dureza poco habituales. La novela se lee de una sentada, atrapa desde el principio gracias en parte a ese lenguaje tan potente y a esos personajes tan bien esbozados. Es una lectura que se disfruta, sobre todo por ese riquísimo (a la par que oscuro) aspecto visual, pero que quizás se queda corto en el desarrollo de la historia de sus personajes. Puede, además, llegar a saturar con tanta violencia y con tanto tema escabroso, pero Veintiuno no ha escogido el lugar en que le ha tocado vivir. ¡Ateneos pues a las consecuencias de leerlo! Porque una vez que se desciende a los infiernos no hay vuelta atrás: la única escapatoria es seguir adelante y llegar a la página final.

Ficha:

"La polilla en la casa del humo" - Guillem López
Aristas Martínez Ediciones - Colección Pulpas, 19 (978-84-943794-4-4)
170 páginas

18 jul. 2016

Procés de contradicció suficient de Manuel de Pedrolo

Portada de Procés de contradicció suficient de Manuel de Pedrolo
autor: Manuel de Pedrolo
edición: Orciny Press (2016)
género: fantasía místico-erótica

cuatro estrellas

Manuel de Pedrolo es uno de esos grandes escritores injustamente vilipendiados por el sector editorial. Autor de una prolífica y heterogénea obra es casi un milagro encontrar en las librerías apenas dos o tres de sus novelas; y es que más allá de Mecanoscrit del segon origen o de Trajecte final parece no haber vida. Hay que recurrir entonces a pequeñas editoriales o a los mercados y librerías de viejo si queremos descubrir el resto de sus obras singulares y profundizar en las mismas. Orciny Press es una de las editoriales que se ha lanzado a recuperar una de sus obras mayores, Procés de contradicció suficient, coincidiendo justo con el cuarenta aniversario de su publicación. Muchos deberían tomar nota del gran trabajo de Orciny Press o de Pagès Editors y colaborar así en la recuperación de una de las mentes más brillantes e inquietas de la literatura catalana de los últimos tiempos.

Sinopsis

La novela se inicia con una carta de Bert a su amigo Enric donde le hace cómplice de unos hechos extraños que han acaecido en el seno de su familia. Impelido por la misiva el joven Enric Germa, pintor de profesión, viaja a Garum para visitar a su amigo y, de paso, entrar en tratos comerciales con un misterioso individuo que se ha interesado por su obra. Pero de camino a Garum nuestro protagonista nota algo raro: los parajes que cruza en su viaje en coche son de todo menos normales. Una pátina irreal rodea todo lo que se extiende a ambos lados de la carretera y hace plantearse a Enric si no estará viviendo un sueño.

Enric conduce por una región árida y llana, sin asomo de vegetación ni edificios. Ese panorama se lleva repitiendo desde hace ya muchos kilómetros y se multiplica hasta donde alcanza la vista, allá donde la carretera se funde con el horizonte. Pero entonces, de improviso, la silueta de un joven caminando por el arcén rompe la monotonía. Enric le propone acercarle a la ciudad pero él rehúsa. Unos metros más allá es una joven autoestopista la que camina por la carretera. Maia, pues así se llama la bella joven, sí que acepta su compañía. A partir de entonces esta región se vuelve más extraña si cabe, desvelando algunos de sus secretos y ocultando otros a la vista del incauto viajero.

Los espejismos de la carretera no son más que un preludio de lo que acecha en Garum. Una vez allí Enric se encuentra con una desagradable sorpresa que trastoca sus planes, y para colmo su situación en la ciudad empeora a raíz de una pugna entre el bien y el mal en la que se ve involucrado. Realidad y ficción se entremezclan a partir de entonces en su día a día. Las jornadas se suceden repletas de lugares atípicos, personajes oscuros y misteriosos y mujeres sensuales que se entregan abiertamente a él y a su arte. Enric deberá dilucidar entonces qué papel representa cada personaje y qué es lo que buscan conseguir de él, porque todos sabemos que nadie otorga a cambio de nada, menos aún tratándose de tesoros de incalculable valor.

'No són els ulls, grossos i foscos, ni la boca,
entre ingènua i entremaliada, que animen unes faccions
enllaminadorament femenines. Tampoc no és el cos,
d'una gràcia natural i que fins i tot quan està quieta,
com ara, té una mena de ritme que imanta l'esguard
i destorba l'esperit. És la qualitat d'unes formes
que equilibren la seducció física de la dona concreta
i la trascendència del món femení, matriu líquida
i ànima eròtica de la matèria. Darrere seu, en l'aire,
s'encén un foc que crema cap a la terra i s'extingeix
silenciosament quan es mou.'

Opinión

Alucinaciones, filosofía, existencialismo, sensualidad,... Todo eso lo encontramos aquí adornado con la refinada prosa de Manuel de Pedrolo, un lenguaje sumamente rico que enaltece la lengua catalana a su más alto nivel. Además de hermosas las novelas de Pedrolo son extrañas, con universos muy personales. En esta novela los inicios de cada capítulo apuntan (o dejan entrever) múltiples realidades posibles, existencias paralelas incluso, y nos invitan a jugar con el tiempo, otro de los temas predilectos del autor.

Mujeres sensuales surgidas de las telas de los más reputados pintores, magos, hechiceras y fuerzas místicas luchando por atraer a Enric a su seno; esto es el caldo de cultivo de la novela. Pese a su juventud, ronda la veintena, nuestro protagonista ha tenido una visión sobre un futuro no muy lejano: la fama y el prestigio pictórico aguardan, pero Enric desconoce a qué precio y bajo qué condiciones. El autor narra aquí un viaje introspectivo, algo que se aleja del plano superficial con el que se inicia la novela. La carretera es una ruta para llegar a Garum pero también es la vía para conocerse a sí mismo y al más allá.

He disfrutado muchísimo con la novela. Me ha entusiasmado descubrir un libro plagado de irrealidad, de hechos paranormales y con un humor negro que me ha recordado, por momentos, a La barca d'Isis de Joan Oller. El hecho que Enric duerma tan a menudo con mujeres hermosas rememora al Manuscrito hallado en Zaragoza, con la salvedad que al despertar no hallamos muerte y desolación; el sueño es reiterativo pero se aleja de la pesadilla. El texto sorprende con cada acontecimiento y mantiene hasta el final un efecto que ahora está muy de moda pero que se inventó hace tiempo: el cliffhanger. Antoni Munné-Jordà, personaje muy ducho en estos lares oníricos, nos advierte de todo ello en su excelente prólogo. La introducción no hace sino mejorar y completar una edición, esta de Orciny Press, que merece estar en un pedestal junto a las demás obras de ese maestro que es Manuel de Pedrolo.

Ficha

"Procés de contradicció suficient" - Manuel de Pedrolo
Orciny Press - Colección Tar, 5 (978-84-945181-3-3)
301 páginas