11 abr. 2015

El puente de Brooklyn de Henry Miller

El puente de Brooklyn de Henry Miller
autor: Henry Miller
edición: Navona (2015)

cuatro estrellas

Recuerdo que años ha encontré en casa de mis padres una vetusta edición de bolsillo de "Trópico de Cáncer" de Henry Miller. Atraído por lo que había oído sobre el libro (su polémica, su descarada forma de afrontar la sexualidad, etc…) me lancé a leerlo, pero tardé poco en abandonarlo; no supe adecuarme a su estilo supongo. La verdad es tengo un muy vago recuerdo de esa lectura. En aquella época me tiraban más Lovecraft y la prosa barroca y descriptiva de los clásicos rusos. Con el paso del tiempo me alegra reconocer que mis gustos han variado, que he crecido como lector y que hoy en día puedo afrontar muchos más tipos de novelas que antes. Tengo claro que más allá del entretenimiento ansío encontrar en las lecturas algún matiz de agudeza crítica, necesito historias que me golpeen y que logren remover mi conciencia. Creo poder aseverar sin miedo a equivocarme que durante todos estos años he esperado a alguien como Miller. Y solo hacía falta que Navona editara esta deliciosa colección de relatos para arriesgarme de nuevo con su prosa. Y la fortuna me sonrió y me mostró que el mundo es para los valientes.

Sinopsis:

Se reúnen aquí seis relatos cortos. Se trata de episodios (reales o imaginarios) protagonizados por el propio Miller, llenos de humor y de críticas punzantes. Disfrazadas de vivencias personales se nos presentan situaciones de lo más variopintas: todas ellas banales en su planteamiento inicial pero que derivan hacia terrenos inhóspitos y nada baladíes como los estragos de la guerra, la sátira política y burocrática o el sentido de la propia existencia.

En el primer relato Miller y su amigo Rattner pasean de noche por Nueva Orleans. Vuelven del barrio francés de camino al hotel cuando un hombre extraño los aborda en plena calle. Sin saber cómo acaban los tres en una cafetería en plena madrugada: Miller y Rattner atentos a las diatribas de un misterioso excombatiente con el cráneo trepanado. A raíz de las elucubraciones de este interlocutor debatirán sobre la importancia de la individualidad humana, sobre el derecho de un hombre a decidir su sino (para bien o para mal) más allá de las exigencias que le imponga la sociedad. Política, religión, moralidad,… todo tendrá cabida en esta larga charla que plantará la semilla de la duda en la mente de Miller.

"Fricandó astrológico" quizás sea el relato que más he disfrutado. Alejándose de la filosofía más pura Miller se dedica a diseccionar las mundanas almas de los asistentes a una fiesta en casa de Gerald, un curioso individuo al que acaba de conocer. La mística y los astros dominan una velada donde abundan viejas momias que ponen sus vidas en las manos del vidente Gerald. El autor tiene aquí servido un inestimable elenco de personajes a los que despacha con su humor mordaz y a los que cataloga en base a sus ascendencias astrales y signos del zodíaco. El té y las pastas se acompañan de buenas dosis de sarcasmo en esta hilarante historia que no tiene visos de acabar hasta bien entrado el amanecer.

'Para mí, la ciudad es el delito y la locura personificados.
Me siento como en casa.'

Opinión:

Las cuatro historias restantes son igualmente notables y acaban por conformar un libro que ha sido una sorpresa para mí y que pone a Miller donde se merece: en el Olimpo de los grandes. Sin duda alguna retomaré en un futuro próximo el interés por este escritor norteamericano maldito, con especial predilección por la obra que escribió en Corfú mientras era huésped de su amigo Lawrence Durrell. Ganas enormes tengo de ver como Miller encumbra (o no) el carácter mediterráneo en "El coloso de Marussi". Todo ello, por supuesto, sin pasar por alto el resto de ediciones del autor que Navona ha tenido a bien publicar.

Reconozco que el cinismo de Henry Miller me encanta. Su aparente indiferencia ante todo esconde un carácter crítico y voraz, ávido de conocimientos sea cual sea la temática. Su cultura es enorme y uno debe intentar estar a la altura para disfrutarlo; es inevitable en algunos puntos perderse alguna referencia. Hablando de literatura el propio Miller dice 'Admiro el genio, no el éxito'. Con esta premisa ya podemos entender cuál fue el carácter de uno de los autores más controvertidos y geniales de la literatura contemporánea.

A pesar de lo dicho la lectura no me ha resultado para nada difícil, en parte gracias a la excelente labor de traducción de Carlos Manzano. Hay que dejarse llevar, eso es todo. Uno acaba acostumbrándose a esa marea que es la prosa del neoyorquino, que te mece ahora con suavidad ahora con brío en el turbulento océano que es la vida, la sociedad y la búsqueda de la individualidad. A todos aquellos lectores con mente abierta y crítica les tengo que recomendar este fabuloso libro y espero de corazón que su lectura sea tan gratificante como lo ha sido para mí. La alegría que se siente al descubrir una joya en un libro que afrontabas con ciertas reticencias es sin duda maravillosa. No hay mejor regalo que ese. ¡Gracias señor Miller!

Ficha:

"El puente de Brooklyn" - Henry Miller
Navona (978-84-16259-02-1)
209 páginas

2 comentarios:

  1. Sí. Miller es uno de los grandes pensadores de su siglo y una de las mentes más lúcidas que ha dado América, a pesar de América. Lo cierto es que este libro en realidad nunca apareció como tal libro suyo (de hecho no figura en su bibliografía oficial, redactada por Alfred Perlés), Se trata de una reunión de textos de sus libros de los años 40, principalmente.
    Por cierto la faja que lleva el libro en esta edición que comentas y que Editorial Navona ha puesto con el ostentoso texto de «Inédito en español» es completa y rigurosamente falsa. El libro se imprimió ya en el lejano 1965 en Buenos Aires y en correctísimo castellano (o «español») por Editorial Siglo Veinte.
    Para gozar de Henry Miller recomiendo a todo el mundo «La sabiduría del corazón», «Un domingo después de la guerra» y «El ojo cosmológico». Pura lucidez milleriana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Erik,

      Mil gracias por tus sabias palabras y apreciaciones. Quedé gratamente impresionado por todo lo que subyace en los textos de Miller, así que volveré a él seguro. Tenía en mente comenzar por El coloso de Marusi pero igual lo cambio por una de tus recomendaciones.

      Un saludo y de nuevo muy agradecido por tus aportaciones.

      @pancromatic

      Eliminar