17 nov. 2015

En esta misma tierra de Erskine Caldwell

Portada de En esta misma tierra de Erskine Caldwell
autor: Erskine Caldwell
edición: Navona (2014)

tres estrellas

Cada vez que creo haber hallado un escritor oculto sigo un mismo patrón: busco información sobre él en las redes, me documento para posibles reseñas, tomo nota de otros libros suyos para buscar y leer en el futuro… Es durante este proceso cuando se hace manifiesto que alguien ha hecho el trabajo por mí, que ya ha escrito alguna reseña sobre este interesante autor que acabo de descubrir. Pero el bajón absoluto hace acto de presencia cuando me doy cuenta que el autor en cuestión no es tan desconocido ni tan oculto como creía, que ya en su época (por allá la década de los treinta y los cuarenta) era un auténtico bestseller con títulos como “Tobacco Road" o “God's Little Acre". En ese preciso instante queda patente mi incultura literaria y soy consciente que me queda mucho por leer y por aprender.

Pues bien, justo eso es lo que me ha pasado con Erskine Caldwell. Guiado por un sabio de las redes acabé con un ejemplar de “En esta misma tierra” en mis manos. Cuando comencé a leerlo me di cuenta que estaba ante una gran historia, así que me dediqué a indagar sobre el autor y su obra. Y me topé de lleno con la realidad. Por suerte el bajón provocado por el reconocimiento de mis cortas miras literarias se puede subsanar a la larga con la lista de títulos de Caldwell que ha publicado la editorial Navona. Tiempo tendré para embarcarme entre sus páginas, pero de momento toca centrarse en el ejemplar que hoy reseñamos.

Sinopsis:

“This Very Earth” narra las vicisitudes de una familia blanca y pobre en el sur de los Estados Unidos. El cabeza de este clan familiar es Chism Crockett, un hombre que ha perdido el norte tras la muerte de su esposa Alice y que se dedica a holgazanear por el pueblo y a salir a cazar comadrejas con sus tres perros, sus bienes más preciados. Su hijo menor Jarvis lo acompaña en alguna ocasión y empieza a descubrir qué es la vida adulta de manos de un padre poco modélico y nada decoroso. El abuelo se contenta con quedarse en casa junto a la chimenea apagada y recordar tiempos pretéritos en la granja, aquella para la que él mismo despejó doscientos acres de terreno y que levantó con el sudor de su trabajo. Pero tras la muerte de Alice su hijo se deshizo de la granja y todos se mudaron a una casa del pueblo. El anciano no le perdona este agravio pues lo considera una traición y vive anclado en el recuerdo de tiempos mejores en el campo.

Con ellos viven también las tres hijas de Chism y Alice. Vickie trabaja en el turno de noche del Rainbow Café aunque ansía encontrar algo mejor y Jane todavía está estudiando en el instituto. Dorisse está casada con Nobby Hair, un joven apuesto pero rudo que iba para promesa del fútbol americano y que acabó preso en las redes de la desidia y del alcohol. Sin trabajo ni aspiraciones Nobby vive con Dorisse a costa del suegro. Ella anhela que su marido encuentre un trabajo para poder independizarse, pero él se abandona a la bebida y a las tendencias agresivas de su temperamento. Dorisse lo adora y espera que cambie algún día, algo que sus familiares le repiten jamás pasará. Ross, el hermano mayor, ejerce la abogacía en un bufete del centro y vive solo en un apartamento. Se pudo pagar la carrera gracias a los esfuerzos de su difunta madre y es el único que parece progresar en esta maltrecha familia.

A lo largo de las páginas seremos testigos de las desventuras de todos ellos. Veremos con asombro como con cada acto que realiza el padre se presagia la tragedia y sufriremos por si el resto acaban arrastrados por la misma vorágine de autodestrucción del pater familias. Los temperamentos de los personajes masculinos (rudos, racistas y cargados de vicios) contrastan con el carácter idealista y algo inocente de las chicas. El único que pone algo de sensatez es al abuelo, movido siempre por su talante práctico y realista. Cada personaje aporta su matiz a esta obra coral que focaliza su acción en los Crockett. La aparición de personajes ajenos a la familia como el congresista Daniel Boone Blalock, el entrenador de fútbol Russ Thornton o el empleado de la funeraria Ben Humphrey sirven para encauzar el futuro de las chicas en pos de promesas más alentadoras que las que les ofrece el presente.

'Mi única ambición ha sido, desde que tengo uso de razón,
vivir en el pueblo, ser de pueblo. No verás a nadie que viva
aquí matándose de sol a sol como lo hace un maldito granjero.
Se toman la vida con tranquilidad, igual que yo. Cuando no tienen
ganas de trabajar, simplemente se sientan y descansan,
y si no tienen suficiente para comer, el gobierno te da dinero
para comprar provisiones.'

Opinión:

Muchos coinciden en que la sociedad rural y cerrada que describe Caldwell se asemeja a las ideadas por Faulkner, si bien sus estilos son diferentes. Por mi parte la atmósfera creada en el libro me ha recordado a episodios de Carson McCullers y los personajes me han evocado a los individuos malditos de Donald Ray Pollock. Leyendo la contraportada del libro vemos que la obra del autor mereció elogios por parte de personajes tan célebres como Gabriel García Márquez o el propio William Faulkner. ¡Ahí queda eso!

La evidencia omnipresente de una sociedad machista en la que la feminidad es sinónimo de fragilidad es la que marca el tono de la novela. El aire viciado de un pueblo pequeño, la pobreza de sus habitantes y la poderosa atracción del juego y de la bebida marcan el sino de muchos de los protagonistas de esta historia. Los hay que se dejan arrastrar por las circunstancias, la mayoría, y son pocos los que no se resignan e intentan progresar. El idealismo no es un sentimiento en boga, sobretodo para aquellos que ya han perdido la juventud. Por contra los espíritus femeninos, si bien frágiles, ansían la ‘libertad’ (aunque sea bajo el yugo de un hombre) y son los que ejercen de catalizadores de un núcleo familiar que de no ser por ellas seguiría en el inmovilismo. Para hacer el ambiente todavía más oscuro y siniestro descubrimos que la sombra del poderoso Ku Klux Klan mora en el pueblo, en la intimidad de las casas.

Lo cierto es que he disfrutado bastante con esta obra. La lectura no ha sido fácil debido al tono de la misma: no es una historia muy feliz y luminosa que digamos. Las situaciones que padecen los protagonistas son muy duras y apenas tienen visos de solución, aunque a veces solo es necesario un pequeño gesto para iniciar el cambio. Pero también hay cosas positivas en estas páginas y así la redención y el perdón acaban apareciendo, aunque a destiempo. Sin duda es un libro muy recomendable. Desconozco si es la mejor historia del autor o si es la idónea para entrar en su universo, pero parece ser un claro exponente de lo que la literatura de Caldwell nos puede ofrecer. Calidad, fuerza y sentimiento no le faltan a su prosa. Si gusta o no, eso ya es otro cantar.

Ficha:

"En esta misma tierra" - Erskine Caldwell
Traducción de Rebeca Bouvier
Navona (978-84-92840-83-0)
236 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario