28 mar. 2016

La espada rota de Poul Anderson

Portada de La espada rota de Poul Anderson
autor: Poul Anderson
edición: Alianza Editorial (2006)
género: fantasía épica

cinco estrellas

Cuando se habla de fantasía, más concretamente de fantasía épica, el primer nombre que a muchos nos viene a la cabeza es el de J.R.R. Tolkien. Fue tal la repercusión e influencia que tuvieron sus obras que eclipsaron el trabajo de otros autores como Poul Anderson, uno de los mejores escritores de ciencia-ficción que un servidor ha tenido el placer de leer. Anderson publicó en 1954 (el mismo año en que apareció “El señor de los anillos”) la novela “La espada rota”, una historia repleta de fantasía épica que narra la guerra entre trolls y elfos por el dominio de las islas británicas. Luchas sangrientas, artimañas y conjuros mágicos, hermosas damas y tantos seres fantásticos que podríamos llenar un diccionario entero. El autor se sirve de estos y otros muchos alicientes para condensar en apenas trescientas páginas una trama shakesperiana rebosante de mitología nórdica y de batallas antológicas. Anderson no escatima en violencia, tiñendo así de rojo una historia que, ya desde la primera página, se atisba como un clásico absoluto de la literatura de género.

Sinopsis:

Orm el fuerte, hijo de Ketil Asmundsson, abandona a la edad de veinte años la tierra de sus ancestros en Jutlandia. Lo hace con tres naves vikingas repletas de provisiones para el largo viaje; su hermano mayor se encarga de fletarlas a cambio de que Orm renuncie a su parte de la herencia. El joven se convierte así en un hombre libre que ansía buscar su propio hogar más allá del cabo Skagen. Al llegar a las islas británicas Orm tomará posesión de los prados de un terrateniente inglés. Para hacer gala de su autoridad y para evitar futuras traiciones pasa a cuchillo a todo hombre de la familia, hecho que le acarreará la maldición de una mujer de la que se dice que es bruja. Decidido a formar una familia se casa con Aelfrida y abraza la religión cristiana pero sin abandonar el culto a los viejos dioses Thor, Freyr, Odin y Aegir.

Faerie es una extensión de tierra encantada donde los seres fabulosos conviven, aunque ocultos, junto con los humanos. En la ciudadela de Elfheugh habita Imric, conde de los elfos de Britania, a quien le gusta inmiscuirse de vez en cuando en la vida de los mortales. Urdiendo un plan con una hembra de troll consigue sustraer al hijo recién nacido de Orm y sustituirlo por otro mestizo. El niño crecerá rodeado de elfos y de cualquier ser fantástico que podáis imaginar (desde ninfas a seres acuáticos, de gnomos a goblins pasando por faunos, gigantes y brujas). El joven acabará aprendiendo lo mejor de cada raza: como humano puede empuñar el hierro y además domina ciertos tipos de magia élfica. Skafloc, pues tal es su nombre, está llamado a realizar grandes gestas, entre ellas blandir la espada rota con la que los mismísimos Ases (los dioses nórdicos) le obsequiaron tras su nacimiento.

Por otro lado el niño mestizo, aquel al que Orm considera su primogénito, crecerá a la par y se hará cada vez más fuerte. Pronto mostrará un carácter arisco y agresivo que mucho tiene que ver con la mezcla de sangre de troll y elfo que corre por sus venas. Aunque su apariencia sea la de un humano algo oscuro le corroe por dentro, un ansia a la que dará rienda suelta y que solo será saciada cuando se enfrente en el campo de batalla. Porque en la Faerie y los terrenos que la circundan los designios los marcan los dioses y sus caprichos: el destino de elfos, trolls y humanos está más unido de lo que parece, sobre todo el de los dos hermanastros, pues deberán verse las caras de nuevo ahora ya como guerreros formidables.

'¡Hacha y espada! ¡Lanza y maza! ¡Escudo hendido
y yelmo desfondado y malla rota! ¡Roja efusión de sangre élfica
que sale al paso del frío y verde raudal de sangre troll!
¡Auroras bailando la danza de la muerte
sobre las cabezas de todos!'

Opinión:

Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto con una novela; pero disfrutar en el sentido de volver a sentirme niño, de vivir aventuras fantásticas repletas de seres fabulosos y de viajar hasta los confines del mundo, al límite de los páramos helados, allí donde habitan gigantes y dioses. Las aventuras de “La espada rota” no parecen tener fin y desde luego no tienen parangón. Leer a Poul Anderson es una experiencia maravillosa, más aun cuando nos encontramos ante una versión del texto revisada por el propio autor (tal y como él mismo reconoce en el prólogo). No sé si se puede comparar con Tolkien pero desde luego esta lectura que nos ocupa no desmerece ni un ápice a su famosa trilogía. Y es que estamos, y eso no hay que olvidarlo, ante una obra que tiene más de medio siglo de vida y que fue pionera en su momento.

Un mapa al inicio. Ases y Jötuns moviendo sus piezas en el tablero. Elfos oscuros amigos de entrometerse donde no les llaman y, por qué no decirlo, algo cabroncetes (y eso mola). Y batallas, muchas batallas. Estos que he enumerado son elementos más que suficientes para hacer de este libro una auténtica joya de la literatura de género. Aun siendo precursora de otras muchas tiene destellos y elementos tan originales como los efectos colaterales que las batallas entre elfos y trolls tienen en el mundo humano (desórdenes tales como enfermedades, tormentas monstruosas o cosechas arruinadas). Anderson es un demiurgo de los mundos de fantasía, un creador fascinante capaz de envolver sus obras de una pátina mágica gracias a una prosa más que acurada. Directo y rotundo cuando es necesario el autor no se anda por las ramas y nos sirve página tras página, sin darnos tregua ni respiro, dosis condensadas de acción, intriga e incluso pasiones desbocadas en una emocionante trama que evoluciona paso a paso.

Habría que estar loco para no recomendar este libro. Hará las delicias de pequeños y mayores y es una excelente manera de introducirse en el género fantástico a la par que aprender algo de mitología. Porque Anderson (de ascendencia nórdica) nos mete de lleno en una cosmología asombrosa que ha servido de base para muchas otras historias. Hay que agradecer al sello Lee Runas de la editorial Alianza la oportunidad que nos brinda de acercarnos al imaginario de este autor. Y ojito que en breve llegará “La saga de Hrolf Kraki”. Aquellos a los que nos gusta la fantasía estamos de enhorabuena. Y a todo el resto os digo: ¡leed Runas, leed a Poul Anderson!

Ficha:

"La espada rota" - Poul Anderson
Traducción de Javier Martín Lalanda
Alianza Editorial, Runas (978-84-206-8313-2)
286 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario