2 may. 2016

La guerra de les salamandres de Karel Čapek

Portada de La guerra de les salamandres de Karel Capek
autor: Karel Čapek
edición: Males Herbes (2016)
género: distopía

cuatro estrellas

La guerra de les salamandres es, sin duda alguna, uno de los libros más influyentes del siglo XX. Karel Čapek publicó en 1936 una de las sátiras más imaginativas que jamás he tenido el placer de leer. Bajo su aperencia de folleto humorístico e inofensivo se esconde una obra que, además de mantenerse vigente hoy en día, es una crítica mordaz a la deriva del progreso y de la sociedad hacia su lado más oscuro e inhumano. Ramon Mas, editor de Les Males Herbes, lo apunta con gran tino en su prólogo cuando afirma que la prosa irónica de Čapek es como un barniz que saca a relucir la estupidez humana. Lo cierto es que nos encontramos ante un gran clásico ya no de la ciencia-ficción sino de la literatura en general, un libro que hay que leer por lo menos una vez en la vida y que esta maravillosa editorial ha tenido para bien rescatar con una nueva traducción de Núria Mirabet que vale muchísimo la pena.

Sinopsis:

El Kandong Bandoeng está atracado en la pequeña isla de Tanahmasa, al oeste de Sumatra. Según afirma su capitán, J. Van Toch, se encuentran allí para comerciar con vino de palma, pero la verdad es que van Toch tiene la misión de encontrar nuevos caladeros de ostras para conseguir perlas. En un océano esquilmado por la avaricia humana apenas quedan zonas por descubrir pero Devil Bay parece prometedora. Según la población indígena, los bataks, la bahía está maldita pues allí residen unos diablos marinos; estas creencias han ayudado en parte a mantener a los buscadores de ostras alejados de esa zona. Pero para un capitán curtido, gruñón y algo racista como van Toch eso no son más que habladurías y se dispone a demostrarlo.

Donde muchos ven monstruos el capitán ve criaturas inocentes y amigables. En el primer contacto con estos fascinantes seres descubre, por mera casualidad, que existe una posibilidad de negocio en forma de transacción comercial, una especie de nueva ruta de la seda. Con afán de ayudar a los tapa-boys y para sacar de paso algo de tajada se alía con su compatriota G.H. Bondy, un judío vecino de infancia al que zurraba de vez en cuando. La explotación de perlas marinas acaba siendo un lucrativo negocio y la acción de los tapa-boys resulta indispensable dadas sus aptitudes recolectoras. Aunque la sociedad acabará por descubrir que estas no son las únicas cualidades de las salamandras marinas.

Las salamandras acaban saltando a la palestra de la prensa internacional cuando un grupo de jóvenes (un hijo de papá, una actriz con pretensiones de diva y una pareja de amigos de estos) logran filmarlas. Esta exclusiva aparece en cientos de periódicos de América y apartir de ahí se desata una auténtica vorágine: estudios científicos, comercio ilegal con la nueva especie, espectáculos circenses y explotación laboral sin precedentes gracias a la apertura de un nuevo mercado de mano de obra barata. Las salamandras pasan entonces a formar parte de la sociedad gracias a los más bajos instintos de los humanos. Quién es el ser racional y quién la bestia antediluviana es algo que el propio lector deberá dilucidar en base a lo que el autor nos narra, aunque no es difícil imaginarse la respuesta.

'De cop es van espantar, van recular cap al mig
o van provar d'escapolir-se, entre els rems, cap al mar,
però amb els rems les feríem i van tornar enrere
retorçant-se de por i de dolor. Les vam empènyer cap
al centre, i atapeïdes, apilades, jeien unes sobre
les altres, en diverses capes. Deu homes les van acorralar
en el cercle de rems i els altres deu les empenyien i,
a més, pegaven amb els rems les que intentaven esmunyir-se
del setge o arrencaven a còrrer. Era com un sol cos
de carn negra que es retorçava raucant tumultuosament,
i sobre el qual queien tot de cops apagats.'

Opinión:

Hacía tiempo que tenía el ojo puesto en esta novela de Karel Čapek pero ninguna de las ediciones que había hojeado me gustaba. Se trata de un libro extraño: dividido en tres actos, repleto de dibujos y de recortes de periódico, con multitud de anotaciones a pie de página (alguna incluso ocupa un par de páginas enteras). Es un collage literario, un aparente batiburrillo de ideas. Pero gracias a la excelente edición de Les Males Herbes todo cobra sentido. Cuando me enteré que se preparaba una nueva traducción directa al catalán no dudé en apostar por este libro. Y es que esta editorial ya había hecho maravillas recuperando la obra de autores foráneos (Vonnegut, Lethem o Zamiatin) y también la de algunos patrios como Joan Oller.

Tuve el privilegio de asistir a la presentación de esta obra en la librería No llegiu en el Poblenou de Barcelona. Acompañados por un reducido grupo de lectores apasionados el editor Ramon Mas y la traductora Núria Mirabet dieron a conocer la reedición de este clásico. La traductora tuvo el gran acierto de presentar la obra de Čapek situando el foco en el contexto (histórico, político y cultural) en el que el texto fue gestado. El argumento era de sobra conocido por todos, así que enfocar la tertulia desde el punto de enriquecer lo que rodea el texto (y no la obra en sí) fue de gran ayuda para, a posteriori, entender mejor esta historia. Porque más allá de ser una novela, un folleto propagandístico o un artículo científico, La guerra de les salamandres es un retrato (y una crítica) del mundo oscuro y convulso en el que el autor vivía.

La repercusión de este libro es global y abarca todos los niveles, dejando retratada a toda la humanidad. En una situación de crisis moral y económica se acaba gestando una inminente guerra, algo que ya ha sucedido en el pasado. En este caso el enemigo son unos seres de los que poco se conoce (generando así repulsión, incluso miedo) pero de los que la humanidad no duda en aprovecharse. Pero claro, a la que estos exigen derechos civiles y pretenden que se les considere como seres inteligentes los humanos, los simios supuestamente evolucionados, los molemos a palos. La primera y la tercera parte, las que corresponden al descubrimiento de las salamandras y al conflicto bélico, son las que más he disfrutado; el tramo central se me ha hecho algo más tedioso pero aporta consideraciones y datos muy necesarios. Pero quizá la mayor reflexión que se puede extraer de esta obra ineludible es que los pequeños gestos, si bien en apariencia poco trascendentes, pueden cambiar el destino de nuestro mundo. ¡Que se lo digan sino al señor Povondra!

Ficha:

"La guerra de les salamandres" - Karel Čapek
Traducción de Núria Mirabet
Males Herbes - Distorsions, 29 (978-84-944699-2-3)
371 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario