26 dic. 2016

Ciudad de Clifford D. Simak

Portada de Ciudad de Clifford D. Simak

No puedo iniciar la reseña de otra forma que expresando mi agradecimiento a la persona que me prestó este libro: el karma te recompensará con una vida plena, amigo Gonzalo. Os adelanto ya que "Ciudad" de Clifford D. Simak es una auténtica maravilla, una delicia que tenéis que leer por el simple placer de descubrir a este autor (si no lo habéis hecho ya). Galardonado con el Hugo Award en 1964, Simak fue nombrado Gran Maestro de la SFWA años más tarde. Fue un autor prolífico, muy activo durante casi veinticinco años, con una obra cuyo nivel alcanza cotas de excelencia reservadas para unos pocos. He aquí ocho relatos que vaticinan el ocaso de los hombres, ocho historias narradas por perros (sí, he dicho perros) que causarán pavor a los cachorros que se acurruquen junto a la lumbre en una noche fría y oscura, no en vano estas páginas evocan mitos y leyendas ancestrales: las de unos extraños seres que poblaron el planeta hace milenios y que eran conocidos como websters hombres.

Sinopsis:

Las ciudades son vestigios del pasado y la gente las abandona paulatinamente en favor del campo. La energía nuclear es una realidad; los cultivos hidropónicos están al alcance de cualquiera; los aviones y los helicópteros particulares han sustituido al automóvil y las autopistas son ahora infraestructuras obsoletas invadidas por la maleza. Una auténtica revolución tecnológica lo ha cambiado todo pero Gramp sigue anclado al pasado, a las vivencias que atesora en sus cálidos recuerdos, momentos que cada día parecen más lejanos. Cuando su amigo Mark le comunica que también se marcha se siente traicionado. Igual que John J. Webster, que ha trabajado durante muchos años para una ciudad que se está muriendo. Igual que Ole y Martha, granjeros a los que la nueva sociedad les ha robado la esperanza. Las ciudades se hunden y los vagabundos huyen en pos del sol y de la lluvia, de la caza y de los cultivos.

La mansión de la familia Webster se aposenta sobre la colina desde hace mucho tiempo. Es una casa solariega de paredes forradas con paneles de madera noble, con habitaciones caldeadas por hermosas chimeneas y cuyos criados recorren silenciosos sus pasadizos. Pero no se trata de un servicio cualquiera, son robots diseñados para prevalecer cientos de años y servir a generaciones enteras. Parece una época pretérita pero estamos en el futuro: el hombre ha viajado a Marte y pronto conquistará Júpiter. En el vientre de esta vieja casona hay una habitación secreta, un estudio en el que tradición y modernidad se aúnan; será aquí donde tenga lugar el diálogo íntimo entre un hombre y un marciano. Y todavía faltan seis relatos más, todos ellos fabulosos, todos hilvanados por el porvenir de la familia Webster y por los perros, una curiosa argamasa que cohesiona y da coherencia a un conjunto de cuentos extraño y perturbador, de lo mejor que un servidor ha tenido el placer de leer.


La llovizna caía de los cielos plomizos
como a través de un tamiz, como humo
que flotase entre los árboles desnudos.
Borraba las siluetas de los edificios
y ocultaba el horizonte.
Relucía en las pieles metálicas
de los robots silenciosos
y plateaba las espaldas de los tres
seres humanos atentos al hombre
de vestiduras negras
que leía de un libro.

Opinión:

En "Ciudad" los canes hablan y tienen nombres humanos: Nathaniel, Towser, Ebenezer, Joshua,... No es nada nuevo, Miguel de Cervantes ya lo hizo en "El coloquio de los perros", pero Simak va más allá: si no fuese por el lenguaje y las manos, los perros serían hombres, y los hombres, perros, sentencia un personaje. Los canes han dejado de ser el mejor amigo del hombre para convertirse en albaceas de su extinto legado. La aniquilación de la humanidad se inicia con la desaparición de las ciudades y se diluye en el tiempo a través de ocho maravillosos relatos repletos de imaginación. En apenas trescientas páginas veremos transcurrir miles de años y seremos testigos de los mayores logros de la humanidad, como la ardua conquista de Júpiter, pero también de su decadencia fruto de su carácter dominante y violento.

Clifford D. Simak nos narra el destino de la humanidad, su inevitable ocaso, a través de una prosa depurada y hermosa plagada de seres surgidos de cualquier ámbito de la literatura fantástica: perros parlantes, robots asilvestrados, seres mutantes, duendes tras los muros,... Su estilo elegante y reposado nos permite contemplar pasajes que parecen surgidos de un cuadro o de una fotografía antiguos, pero las escenas campestres tienen aquí la pátina argéntea del futuro y de la modernidad. Más allá de un profundo análisis de la condición humana hallaremos en el texto respuestas a algunas preguntas que nos asaltan nada más comenzar el libro. He aquí una hermosísima fábula que merece mucho la pena leer, un conjunto de relatos que va mucho más allá del simple entretenimiento y que deja en nuestro subconsciente un poso difícil de olvidar, un rescoldo de una época pasada (o quizás futura) que nos acerca al resurgir que todo fin conlleva.

- fábulas perrunas de ciencia-ficción -
★ ★ ★ ★ ★
Ficha:

"Ciudad" - Clifford D. Simak
Traducción de José Valdivieso
Minotauro (978-84-450-7072-X) - 1988
307 páginas

2 comentarios:

  1. Gonzalo me descubrió a Simack con este libro de relatos. Una pequeña gran joya a reivindicar (también la figura del robot Jenkins), totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Sergi,

      Gracias por tu comentario. Es cierto que Jenkins es el gran protagonista en la sombra del conjunto de relatos, todo un personaje.

      Descubrir a Simak con estos cuentos fue una buena idea; ahora te puedes lanzar a por alguna novela. Te recomiendo Estación de tránsito, es una pasada.

      @pancromatic

      Eliminar