13 feb. 2017

Luna de Ian McDonald

Portada de Luna de Ian McDonald
autor: Ian McDonald
edición: Nova (2016)
género: guerra de clanes en la Luna

tres estrellas

La Luna es un entorno hostil por naturaleza y tiene múltiples formas de matarnos. Lo habíamos visto mil veces en el cine, pero nunca antes en un libro como en Luna de Ian McDonald. Un nuevo punto de vista, sin duda. Una megacorporación, la Lunar Development Corporation, es la propietaria de la Luna; un mero espejismo político. El poder real, el músculo y el cuchillo, recae en los Cinco Dragones, cinco clanes con tecnología punta y un férreo legado feudal. El punto de partida es de los que causa un hype brutal. Solo existe un problema: Luna. New Moon es la primera parte de una trilogía e inevitablemente deja con ganas de más.

Sinopsis

Agua, carbono, datos y aire. Estos son los cuatro elementos que aparecen incrustados en el chib, un implante lenticular que llevan los habitantes de la luna, y sus niveles suponen la diferencia entre la vida y la muerte. Bien lo saben los habitantes más desfavorecidos de Meridian, aquellos que viven en la superficie, lejos de la protección que los habitáculos excavados proporcionan frente a la radiación cósmica. Marina y Blake son dos claros ejemplos: su día a día es pura supervivencia. La silicosis causada por el polvo lunar ha provocado un inicio de tuberculosis en el frágil cuerpo de Blake y Marina se desvive por ayudarlo.

Lucasinho es de familia adinerada y se juega la vida por gusto para rendir homenaje a la Dama Luna, conocedor que la última tecnología en servicios médicos está a su disposición por si algo sale mal; cualquier cosa con tal de impresionar a la bella Abena Asamoah. Ariel Corta, la reina de los tribunales y la más avispada de los herederos de Hélio Corta, tampoco se priva de lujo alguno. Son el polo opuesto a Marina y Blake. No viven hacinados en hábitats viejos y estrechos, sino en auténticos palacios. Y no les falta de nada, no en vano pertenecen a los clanes que dominan la Luna: los Cinco Dragones.

Los Mackenzie, metales; los Asamoah, servicios; los Vorontsov, con el monopolio de los viajes entre la Tierra y la Luna; los Sun, ambiciosos y siempre a la sombra; los Corta, amos y señores del helio-3 que abastece a la Tierra de energía. Ellos son los protagonistas de una lucha sin cuartel por el control de la Luna y de sus valiosos recursos.

Estoy en un equipo de inducción
de actividad de superficie. Caminamos
por la Luna. Hay mucho que aprender.
La Luna conoce mil formas de matarnos:
esa es la primera regla y prevalece
sobre cualquier otra.

Opinión

Comparar Luna con Juego de Tronos es, si más no, pretencioso, una desesperada jugada de marketing. Ian McDonald es un autor en auge en la literatura de género y sus obras han sido nominadas y/o han ganado premios de prestigio, pero no posee la contundencia narrativa de George R.R. Martin. El sistema de familias es una herramienta eficaz para posicionar al lector: es inevitable confraternizar con alguna de ellas, con sus rasgos particulares y con sus personajes. La batalla abierta por el poder (aquí hay sangre a raudales) también es un punto a favor, así como la tecnología lunar que propone el autor: el sistema Baltran, el movimiento perpetuo del Crucible o los cicladores viajando sin descanso entre la Tierra y su satélite. Los aspectos a su favor son muchos y contundentes.

Cuesta cogerle el truco a tanto personaje, tanto más cuando se desdoblan en sus IAs holográficas, y es fácil perderse entre la miríada de nombres. Pero es un proceso normal y a la larga uno se acostumbra y se decanta por sus preferidos (no les cojáis mucho cariño, por cierto). A pesar de su breve extensión el libro explica muchas cosas (demasiadas incluso) del presente y del pasado. La vida pretérita, la que tuvo lugar en el planeta azul, es irrelevante, un mero relleno, y quedarse en la Luna supone dejar atrás cualquier otra vida. ¡Pues eso, borrón y cuenta nueva! Igual de tediosos me han resultado los modelitos de Ariel Corta y las barrocas fiestas de la jet set.

En esta novela nos quedamos a medias pero a diferencia de la reseña de hace un par de semanas podemos decir que, por lo menos, hay bastante chicha. En resumen: el autor posee un elenco fascinante de personajes pero tiende en demasía a la retrospectiva. Las posteriores entregas prometen un fulgurante y vertiginoso futuro siempre y cuando no se eche la vista atrás. Veremos qué nos depara la Luna.

Ficha

"Luna. Luna Nueva" - Ian McDonald
Traducción de José Heisenberg
Nova (978-84-666-5933-8)
428 páginas

2 comentarios:

  1. Gracias por la reseña y tu opinión. En principio resulta atrayente, aunque ya voy teniendo ganas de leer libros autoconclusivos. Me asusta que al ser una trilogía, se emocione y nos acabe presentado una saga.
    Que haya muchos personajes no es problema, siempre que estén bien definidos y delimitados, como parece que están en "Luna".

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas tardes y gracias a ti por tu comentario. Lo cierto es que yo tampoco soy muy amigo de las sagas (prefiero los libros autoconcluyentes), pero debo reconocer que Luna sí que vale la pena. Es cortito, se lee rápido y, a pesar de que te deja a medias, tiene acción suficiente. A diferencia de otras trilogías que no me planteo acabar esta sí que me llama poderosamente la atención, sobre todo por sus elaborados personajes, y creo que le daré una oportunidad.

      Todo un placer tenerte por Otranto y leer tus comentarios.

      Un beso.

      @pancromatic

      Eliminar