1 mar. 2015

El unicornio de Iris Murdoch

Portada de "El unicornio" de Iris Murdoch
autor: Iris Murdoch
edición: Impedimenta (2014)


Desde siempre me han atraído las cuidadas ediciones de Impedimenta pero debo reconocer que con "El unicornio" de Iris Murdoch se han superado: el diseño y el grafismo son sublimes. Guiado por su bella factura y con la inherente promesa de que sus páginas escondían una mezcla de novela gótica y de cuento de hadas no dudé ni un ápice en llevármelo a casa para disfrutar de su lectura.

Sinopsis:

Marian Taylor ronda la treintena y sigue soltera a pesar de su afinidad con Geoffrey. Huyendo de sus miedos acepta el cargo de institutriz en un castillo sito en una remota zona franqueada por acantilados. Marian viaja allí en pos de un ambiente íntimo y relajado, de una estancia alegre y luminosa que le permita disfrutar de la vida social y quizás de alguna que otra fiesta. Eso es lo que anhela en secreto su tímido subconsciente. Pero cuando llega a Gaze se encuentra con algo totalmente distinto: para comenzar Gaze no es un castillo, si acaso como metáfora de las paredes que encierran a sus habitantes. Lo que observan atónitos sus ojos es más bien un caserón algo feúcho rodeado de una palpable aura de tristeza.

Su sorpresa aumenta cuando descubre que su misión no será enseñar a unos dulces muchachitos sino que deberá hacer compañía a Hannah, una melancólica joven que alberga un pasado turbio. El resto de personajes de Gaze no hacen más que exaltar la inocente y algo fantasiosa mente de Marian: el apuesto y dominante Gerald, la arisca Violet, el reservado y salvaje Denis,... así como un reducido grupo de doncellas alcahuetas que se mueven con sigilo entre los espesos muros de la vieja casona. Las frases enigmáticas y cargadas de sigilo son el pan de cada día en las estancias de esa vetusta mansión que huele a madera y whisky. -Todo el mundo aquí es culpable de algo -sentencia uno de los personajes.

La aparición en escena de Effie actúa como catalizador de la trama. Él ejerce de vínculo entre los habitantes de Gaze y sus vecinos de Riders. Tras oscuros velos se ocultan lazos sentimentales que acaban convergiendo en Hannah, alrededor de la cual orbitan todos los personajes y sentimientos. Marian intuye entonces que la afligida Hannah quizás esté cautiva en su propia casa. Es aquí cuando Murdoch engarza el complejo rompecabezas que son los moradores de Gaze. Marian intenta desvelar los secretos de todos ellos y estas pesquisas se convierten en el mayor aliciente de la novela. La institutriz desarrollará, a medida que salga a la luz el pasado, sentimientos contradictorios que la convertirán en el paradigma de la antítesis.

La llegada de un telegrama desde NY trastoca la frágil tranquilidad de Hannah. El breve comunicado anuncia la inminente llegada de su marido Peter, una presencia intangible pero amenazadora a lo largo de las páginas que desencadenará el clímax final de la novela.

'Hay cosas que son aterradoras para los jóvenes porque creen que la vida tiene que estar
llena de felicidad y libertad. Pero en realidad en la vida no hay felicidad y libertad,
no de un modo hermoso. La felicidad es una cosa frágil y miserable, y puede que libertad
no signifique nada. Existen grandes normas que se nos aplican a todos, y destinos
que nos corresponden y que amamos incluso cuando nos destruyen.'

Opinión:

“El unicornio” es una novela extraña pero hermosa. No es la típica historia de una institutriz y sus alumnos sino que va más allá dándole 'otra vuelta de tuerca'. Con descripciones precisas y poéticas nos introducimos en una naturaleza agreste y de una belleza sobrecogedora: el mar bravío, los acantilados negros y unos páramos y ciénagas sobre los que circulan multitud de leyendas se convierten en elementos terroríficamente opresivos en esta historia. El libro contiene una magia que parece anclada en el pasado (con personajes similares a los de las hermanas Brontë o a los de Northanger) aunque en realidad nos encontramos en una época moderna (que no actual). Con esta ilusión Murdoch, escritora capital de la literatura inglesa en el s. XX, juega la baza del engaño con el lector y acrecenta el caracter onírico de todo el relato.

La traducción de Jon Bilbao es pulcra y acurada, resaltando la bella prosa de la autora. La novela se disfruta en su conjunto a pesar de las divagaciones filosóficas y sentimentales de Effie y Marian, que resultan algo repetitivas. El abuso de algún que otro recurso estilístico sea quizás el elemento que más desluce el resultado final del libro. De todas formas la combinación de elementos modernos con un ambiente de tragedia clásica es muy efectiva. Y esos personajes desbocados por sus pasiones son ciertamente adorables, sobredimensionando el amor y llevándolo a territorios platónicos y más cercanos al amor cortés que al concepto de amor moderno.

Nos encontramos ante una lectura que no es fácil. Hasta que se desencadenan los hechos hay que recorrer un largo trecho a través de páginas llenas de un relato intimista impregnado de tensión que va 'in crescendo' hasta desencadenar la tragedia. Y en el centro de todo ello está Hannah, una suerte de vampiresa emocional que subyuga a todos los personajes secundarios poniéndolos a su merced; estos restarán a la espera de que un exorcismo los libere por fin de ese hechizo dolorosamente hermoso que es "The Unicorn".

Ficha:

"El unicornio" - Iris Murdoch
Traducción de Jon Bilbao
Impedimenta (978-84-15979-15-9)
345 páginas

2 comentarios:

  1. Excepcional! Una autora magnífica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda alguna! Yo la he descubierto con esta curiosa novela y me ha dejado con ganas de más. Buscaremos más cosas para leer de Iris Murdoch y las traeremos aquí a Otranto ;)

      Eliminar