12 dic. 2016

La bruixa Lois de Elizabeth Gaskell

Portada de La bruixa Lois de Elizabeth Gaskell
autor: Elizabeth Gaskell
edición: Angle Editorial (2016)
género: novela de brujería

tres estrellas

Elizabeth Gaskell fue una de las novelistas más destacadas de la época victoriana. Biógrafa de Charlotte Brontë, fue también autora de diversas novelas famosas y de un conjunto no menos remarcable de cuentos. La bruja Lois se enmarca en su época de madurez y fue publicada cuatro años antes de su muerte: se trata de una novelita más que interesante, un retrato detallista y bastante perturbador sobre los hechos que acontecieron en la ciudad de Salem a finales del siglo XVII, cuando tuvieron lugar los famosos juicios por brujería. Gaskell se sirve de la realidad para urdir una ficción que pone los pelos de punta por la crudeza de los actos que se citan. Escrito como alegato en defensa de las decenas de personas encausadas, algunas de las cuales murieron en la horca, sirve a la autora para denunciar unos actos execrables que jamás se deberían haber producido y que pusieron a Salem en el mapa de la decadencia humana.

Sinopsis

Tras enterrar a sus progenitores la joven Lois Barclay decide abandonar su Barford natal y emigrar de la vieja Inglaterra a Nueva Inglaterra embarcándose en el Redemption. Durante la travesía por el Atlántico el capitán Holdernesse establecerá un vínculo de afinidad con la joven y se convertirá en su valedor al llegar a tierra firme. Tras desembarcar en Boston Lois pasará unos días en casa de la viuda Smith. Será entonces cuando tenga un primer contacto con el particular carácter de los habitantes de la zona: el puritanismo y los males que acechan fuera de las ciudades han perfilado sus talantes hasta convertirlos en individuos ariscos y desconfiados. La señora Smith es la excepción a la regla y Lois encontrará en ella un breve asidero para restablecer su templanza antes de afrontar la cruda realidad del nuevo país.

Días más tarde Lois se dirige en compañía del señor Holdernesse hacia Salem, localidad en la que vive su tío Ralph. La carta que su madre escribió al hermano debía allanar su camino pero la realidad es que una vez allí se encuentra con una acogida bastante gélida. Grace, su tía americana, resulta ser una mujer fría y despiadada, muy dada a frases viperinas cargadas de la ponzoña del puritanismo. Sus primos tampoco resultarán un apoyo para ella: Manasseh es un joven arisco y con extraños ataques, la prima Faith, de su misma edad, se muestra retraída a causa de un mal de amor y la pequeña Prudence es una niña consentida y de carácter malicioso. Solo su tío Ralph se muestra amable con ella, pero por desgracia está postrado en cama y se acerca ya su ocaso. La comunidad de Salem no es más receptiva que su familia adoptiva y cuando se le acusa de brujería su situación llega a un punto de no retorno. El dolor y el fanatismo amenazan entonces con truncar el destino de una joven que está en la flor de la vida.

Hi havia missatges inesperats i críptics,
foscament irradiats: era el Diable,
en alguna de les seves infinites formes,
que buscaba algú a qui posseir.
I a l'entrada del llarg hivern
els relats xiuxiuejats, les velles temptacions,
els fantasmes i els terrors diabòlics
s'ensenyorien de la comunitat.
Diguem-ho ras i curt: Salem quedava
aïllada per la neu i era semblant
a una bèstia d'ulls feroços que s'arredossava
en algun angle del paisatge,
de l'habitació resclosida.

Opinión

En el prólogo de Pere Guixà se asocia el fenómeno de la brujería al cristianismo más exacerbado: en la época en que tiene lugar la historia se esgrimió el puritanismo como una arma poderosa y sus consecuencias fueron desastrosas. El dominio de las artes oscuras fue un argumento usado de forma asidua en contra de los que no compartían las creencias religiosas, de aquellos que no las seguían a rajatabla e incluso de los que, por alguna razón, tenían algún tipo de enemistad. La gente implicada, mujeres en su gran mayoría, atesoraba siglos de sabiduría a través de unas tradiciones que fueron maldecidas como cultos paganos y que pasaron a ser perseguidos e incluso erradicados. Lo realmente terrorífico de todo este episodio no eran las supuestas brujas, inocentes en su mayoría, sino el asfixiante ambiente que llevó a toda una población al perjuro y a la ejecución de personas inocentes, algo que transmite muy bien el relato que nos ocupa.

La brujería es algo inherente a la comunidad de Salem pero es una terrible novedad para una chica de la campiña inglesa como Lois, una joven de corazón tierno y cándido que acaba siendo víctima de la estrechez de miras y de la rudeza de sus parientes americanos. La vida en Nueva Inglaterra en 1692 no debía ser fácil: razias de indios salvajes y tropas francesas venidas del norte, una naturaleza agreste e implacable, epidemias que esquilmaban los rebaños y las cosechas y enfermedades que diezmaban la población cada invierno. He aquí un excelente caldo de cultivo para la histeria y el fanatismo. Los forasteros y las mujeres indias se convirtieron, de un día para otro, en excelentes cabezas de turco; las creencias vagas y las acusaciones sin fundamento fueron motivos más que suficientes para enviarlos a la soga. Pero no todo es oscuridad en esta novelita, pues la prosa de la autora brilla con luz propia, en parte gracias a su notable traducción al catalán, e ilumina nuestros pasos a través de uno de los episodios más negros de la historia de la humanidad.

Ficha

"La bruixa Lois" - Elizabeth Gaskell
Traducción de Pere Guixà
Angle Editorial - Col·lecció El far, 30 (978-84-15307-16-7)
206 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario